Y de postre, Un dulce par de senos

Erótica sin llegar a ser vulgar; natural sin resultar simplista;  y original pero no chistosa o surrealista, Un dulce par de senos, de la autora Giuseppina Torregrossa, es una novela para leer provistos de una mente abierta y de la inteligencia suficiente como para no caer en conclusiones equívocas.

Sara Niño

Agatina, desde muy pequeña, todos los 5 de febrero ayuda a su abuela Ágata a hacer el postre que ha marcado la trayectoria de tres generaciones de mujeres en esta familia siciliana: Minne. En honor a Santa Ágata, este consta de una masa recubierta de azúcar glass, culminada con dos guindillas confitadas y colocadas cuidadosamente en la cúspide de estos senos tan dulces.

Agatina no olvidará, durante los años que siguen, los muchos momentos inolvidables que vivió junto a su abuela, quien, entre fogones, le contó la historia de su bisabuela Luisa, de ella misma y hasta de su propia madre.

Todas ellas son mujeres a las que les sobrevienen situaciones diferentes pero que, en el fondo, comparten, al menos, dos características que las hacen fuertes y luchadoras: devoción por Santa Ágata y un sensualismo que las permite disfrutar del sexo sin pudores ni tapujos en una época en que esto no era lo habitual.

El cáncer de mama que afectó a Luisa, Titina y Nellina, tías ambas de Agatina, y a la propia Agatina, estuvo a punto llevar al traste la costumbre de fabricar senos. Y es que, como Ágata le decía a su nieta, “Lo natural es que haya dos senos. Nunca un número impar, siempre par”.

Una novela con mucho de verdad tras de sí

Ginecóloga y especialista en tratamiento y prevención del cáncer de mama, Giuseppina, que comenzó su carrera literaria en 2007, estuvo aquejada por esta dolencia, lo que hace que, aunque no autobiográfica, esta narración tenga mucho de verdad.

Un dulce par de senos, en honor a la festividad celebrada por las protagonistas del libro, ha sido publicada en castellano el 5 de febrero de este año por la editorial Maeva, aunque ya vio la luz en 2009 en Italia y ya se ha traducido a media docena de idiomas.

Una oda a la superación

Además de su enorme erotismo, naturalidad y originalidad, este relato enseña cómo conseguir que las cosas cambien, cómo superarse a uno mismo y cómo, generación tras generación, las mujeres no deben quedarse estancadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.