Usuaria de Avène: “Me diagnosticaron rosácea”

El de María solo es uno de los 4,5 millones de casos de personas que sufren de rojeces en la piel registrados en España. No sabe exactamente desde cuándo pero sí que ya lleva años padeciendo esta dolencia: “Depende del día, pero sobre todo del tiempo que haga: en condiciones extremas, mucho frío o mucho calor, es cuando más suelen aparecer las rojeces y el malestar en forma de brote”, relata. Está harta de probar cosméticos anti-rojeces; “dale una oportunidad a la mascarilla de Avène“, le aconsejamos. Y esto es lo que ha experimentado nuestra usuaria, tras dos semanas de tratamiento.

Sara Niño

Los productos Avène y su textura fluida

Si algo caracteriza a la cosmética de Avène es su textura. Acuosa, gracias a su composición en Agua Termal, la mascarilla anti-rojeces no podía ser menos. Ya se lo adelantamos a María, y en efecto lo corrobora: “Tiene una textura suave y cremosa, de fácil aplicación; calma y refresca”, nos cuenta. Sin embargo, y para lo que está indicado este producto, no parece haber desaparecido de su piel: “Hace tan solo dos semanas que me la aplico y todavía no tengo una opinión clara sobre ella; aún no noto toda la mejora que desearía”, concluye. 

¿Cada cuánto se aplica una mascarilla como la de Avène?

María la está empleando un día sí un día no. Y es que las mascarillas no son como las cremas, que se precisa de su uso a diario. Bien es cierto que, le planteamos, puede probar a usarla todos los días. Se muestra positiva y se compromete a seguir experimentando, puesto que los resultados en afecciones de este tipo suelen verse a largo plazo.

¿Tratamiento médico en caso de rojeces en la piel?

En los inicios de la dolencia, María sufría unos brotes muy fuertes, de ahí que acudiera al dermatólogo: “Me diagnosticaron rosácea, que traté en su momento con pastillas, un gel específico para la zona afectada y cremas adecuadas de farmacia”, recuerda. Sin embargo, aunque más débil, la rosácea no ha abandonado su piel. ¿Será que no existe tratamiento médico para este mal? ¿Será el estrés y las adversas condiciones climatológicas las responsables y no tanto un tipo u otro de piel o los cosméticos que nos aplicamos?

Dejamos abierta la opinión de María así como la de otras usuarias de este tipo de productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *