Uñas: humedad, mala consejera

Si queremos mantener las uñas sanas y fuertes, sin descamaciones de lo más molestas y antiestéticas, lo primero es evitar los ambientes húmedos así como la exposición excesiva al agua. ¿Algo más? Mucho más: la firma cosmética norteamericana ORLY nos da algunos consejitos de lo más útiles.

Redacción

La alimentación

Ya sabemos que lo que comamos se refleja, también, en el exterior: estado de la piel, cabello y uñas no son ajenos a los ingredientes de que consten nuestras comidas; el más importante, el aceite de oliva.

Además, incorporar a nuestra alimentación las nueces, el salmón, el aguacate, el calcio y la Vitamina A se traduce en unas uñas sin descamaciones, mucho más fuertes, menos quebradizas.

Manicura

Es preciso realizar la manicura a nuestras uñas con asiduidad: sin necesidad de pintarlas, sí es imprescindible cortarlas, limarlas, pulir las superficies valiéndose de un buffer e hidratar las cutículas con un aceite específico; si vamos a esmaltarlas, lo ideal es tener a mano un pintaúñas de calidad.

No a la humedad

Los ambientes húmedos no son favorables para la salud de las uñas. Tampoco, lavar las manos constantemente o exponerlas al agua sin usar guantes, algo indispensable si, además de fregar, se va a estar en contacto con productos de limpieza (algunos, muy agresivos, como es el caso de la lejía).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *