Un hombre recibe una buena lección al aparcar en un lugar para minusválidos

¡Muy bien merecido! Cuando no hay mejor “castigo” que enseñar a respetar una señal vial.

Alfonso Jiménez

Todo el mundo tendríamos que tomar nota de este grupo de personas que viven en un pueblo de Brasil, ¿tan difícil es respetar la zona de aparcamientos para discapacitados?

Un conductor, dejó aparcado su coche en un estacionamiento para minusválidos, sin serlo… ¡muy típico!.

Lo que no se podía esperar, es que al regresar a su coche, en vez una merecida igualmente multa, encontraría una lección de que las normas hay que respetarlas. ¡Su cara era un poema!

Su coche estaba completamente empapelado de azul con la señal de minusválido. Una buena lección para ver si la próxima vez aprende a no dejar su coche donde no debe.

¡Ver para creer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *