“‘Todo saldrá bien’ es una novela de gente fuerte”

Todo saldrá bien (Duomo Ediciones) es la segunda novela de Emilio Ortiz, quien reunió a sus lectores el pasado miércoles por la tarde en la Casa del Libro de Gran Vía (Madrid) para hablar un poco más de los “perronajes”, como, cómicamente, el escritor llamó a los personajes de esta historia. Una novela deliciosa en la que el escritor no pierde el humor del que ya hizo gala en su primer libro, A través de mis pequeños ojos, para, en esta ocasión, lanzarse de lleno al género policíaco.

Sara Niño

Emilio Ortiz padece una discapacidad visual que, en ningún caso, le ha frenado a la hora de crear grandes historias. Comenzó por diseñar el personaje de Cross, un perro guía de lo más humano. Así lo percibe el lector dado que Emilio intercala fragmentos de narración del propio animal. En Todo saldrá bien, Cross ya se ha hecho mayor y, ahora, aparece en escena un nuevo perro, más joven y alocado, Jazz. Los dos acompañarán a Mario, protagonista también de la primera novela, en esta segunda historia, donde funda una agencia de detectives junto a Milagros, Juanma y Nicolás. Todos ellos, personajes con unas capacidades muy especiales y, sobre todo, “gente fuerte”, en palabras del propio Emilio.

¿En qué se parece Emilio a los personajes de Todo saldrá bien?

Emilio Ortiz, acompañado de su perro guía, en la presentación de ‘Todo saldrá bien’ en Madrid. Foto. Sara Niño Rodríguez

“Soy disciplinado como Mario, aunque bastante más crítico y políticamente incorrecto. En esto me identifico más con Nicolás”, nos cuenta el escritor. “De Milagros, desgraciadamente, tengo poco”, prosigue. Y es que, según Emilio, el de Milagros es el personaje más fuerte de la novela.

¿Qué te ha enseñado Todo saldrá bien?

Emilio Ortiz lo tiene claro: “A conocerme más a mí”. Además, nos invita a reflexionar: “Tenemos que ser los humanos los que cambiemos nuestro comportamiento hacia los animales y hacia nosotros mismos”.

Un homenaje al rock

Los títulos de cada capítulo de Todo saldrá bien son nombres de canciones de rock. Un homenaje particular que el autor ha querido hacer a este tipo de música. Y, por qué no, un avance de cómo será el ritmo de ese capítulo. En todo caso, estamos ante una novela con mucho humor y mucha acción que derrocha positivismo por los cuatro costados. “Las ganas de vivir son fundamentales”, sentencia Emilio Ortiz.

¿Más casos por resolver?

Tenemos ganas de una tercera novela con Cross y Jazz como protagonistas y, también, con Mario y su agencia de detectives al mando. Sin saber aún si habrá o no una continuación de esta historia, percibimos un hálito de esperanza: “Haré todo lo posible porque (estos personajes) sigan trabajando y resolviendo casos”, concluye Emilio Ortiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.