Dime qué calzado llevas y te diré cómo eres

El tipo de calzado que vestimos así como su color y tejido definen nuestra personalidad. O más bien, desvelan cómo somos. Formales, extrovertidas, activas, elegantes, con espíritu joven… Veamos cómo somos cada una de nosotras, según el zapato que solemos llevar.

Redacción

Cátia Tomé, de Rockport España, lo tiene claro: “Nuestra forma de vestir, corte de pelo, maquillaje y perfume desvelan detalles de nuestra personalidad”. Es cierto que tendemos a acumular muchos pares de zapatos, de diferentes tipos, para las distintas situaciones en que nos podemos ver envueltos (bodas, cenas de empresa, paseo dominical, etc). Sin embargo, siempre hay uno o dos pares que lucimos en nuestro día a día. Esos son los afines a nuestra personalidad.

1- Calzado plano: estos son típicos de una mujer sencilla, activa, que ama sentirse cómoda y, también, sin complejos: no necesita levantar ni un palmo del suelo para demostrar quién es.

Calzado plano vs. tacón. Foto: Young Network Group
Calzado plano vs. tacón. Foto: Young Network Group

2- Tacón: por el contrario, las mujeres que solo se sienten bien cuando se suben a unos tacones son personas muy coquetas, seductoras y perfeccionistas.

3- Bailarinas: además de planas, estas son para mujeres elegantes.

4- Deportivas: definen a mujeres modernas, a lo “Peter Pan”, que no quieren dejar de sentirse jóvenes.

5- ¿Botines o botas?: ahora que llega el frío, independientemente de si somos de tacón o de suela plana, lo que se estila son los botines o las botas. Los primeros definen a una mujer desenfadada, liberal, alegre y extrovertida. Las segundas, a una fémina seria, segura de sí misma y a la que le gusta lucir la silueta de sus piernas. 

Dime qué color calzas y te diré cómo eres

Tradicionalmente, los colores oscuros y neutros son típicos del otoño e invierno, mientras que los más llamativos se dejan para el verano. Sin embargo, cada vez más, ambos se mezclan en una y otra época. Las mujeres que eligen colores neutros son más formales y discretas; por su parte, las que se atreven con los llamativos son, efectivamente, más osadas, divertidas y cambiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *