Semana Santa: torrijas de la abuela

Tradicionalmente, cada Semana Santa, preparamos torrijas. Merendamos, desayunamos y casi casi comemos con ellas… El caso es que esta ha sido tarea de abuelas y de pan duro hasta hace relativamente poco. Pero, en la actualidad, existen recetas más elaboradas de torrijas… aunque siguen siendo “de la abuela”.

Redacción

La calidad del pan

Antiguamente, el pan duro era el que se destinaba en las casas a hacer torrijas. Sin embargo, como explica Moncho López (propietario de Levadura Madre), “hay que partir de una materia prima de primera calidad”. Por ello, existen panes específicos para torrijas, que deben aguantar todos los pasos de elaboración (mojar, rebozar, freír, etc.).

¿Cuál es el pan con el que trabajáis en Levadura Madre?

“Con un pan enriquecido con leche, huevos y azúcar, que tenga cuerpo”. ¿Y después? Se baña en una infusión de leche, azúcar, canela y un toque de miel; se reboza con huevo y se fríe. Por último, se aliña la torrija con un jarabe de lo que ha quedado de leche. Pues ya tenemos unas torrijas suaves y tradicionales, como si las hubiera hecho nuestra abuela. Que, oye, para quienes ya no tienen abuela, es un gran consuelo.

Más información en Levadura Madre.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *