Roma, la ciudad eterna…

Roma, la ciudad eterna y ciudad del amor -solo hay que ver su juego de letras-, es el destino ideal para viajar en familia, puesto que no todos los días los niños pueden comer pizza, pasta y helado, que tanto les gusta, ni regresar a los tiempos de los romanos…

Silvia Paredes

No te puedes perder…

Coliseo y Foro romano: Es el emblema de Roma y uno de los monumentos más visitados de la ciudad. A los niños les encantará pisar la arena en la que peleaban los gladiadores con las fieras. Cuéntales las historias que allí se vivían.

Los alrededores del Coliseo son grandiosos, con muchos monumentos de la Roma antigua que siguen en pie.

Plaza Navonna: es una de las plazas más bonitas de Roma.

Panteón de Agripa: el monumento mejor conservado de la Roma Antigua. En la entrada suele haber gente disfrazada de centuriones romanos.

Museos Vaticanos: es uno de los mejores museos del mundo, por lo que no podéis faltar. Eso sí, también es de los más grandes. Hay un recorrido corto de dos horas, aproximadamente, y otro más largo de unas 5 horas. Podéis también ir viendo solo aquellas salas que más os llamen la atención.

Bocca de la Veritá: uno de los símbolos de Roma. Haceos una foto delante de ella y pedid un deseo.

Fontana de Trevi: otra visita indispensable. No olvidéis tirar una moneda de espaldas mientras pedís un deseo. De noche es, si cabe, más bonita.

Castillo de Sant Angelo: antigua fortaleza y palacio papal, muy cerca del Vaticano. Los niños disfrutarán visitando el castillo con cañones, pasadizos, mazmorras, torres, salas reales…

Iglesias y catedrales: son muchas las iglesias que merece la pena visitar: San Juan de Letrán, Santa María Mayor, Santa María del Popolo, San Clemente, Santa María in Trastevere, etc.

Circo máximo: otro de los monumentos de la Antigua Roma que más suelen gustar a los niños, el Circo en el que se disputaban las famosas carreras de cuadrigas.

Catacumbas: Roma está llena de catacumbas pero las más interesantes para visitar son las de San Calixto y las de San Sebastián y Domitila.

Qué hacer con niños

Time Elevator: un viaje en el tiempo en 5D en pleno centro de la ciudad, en Via dei SS. Apostoli, 20. Puedes adentrarte en la historia de Roma gracias a estas salas multimedia. El espectáculo dura unos 40 minutos y el precio es de 12 euros/ persona mayor de 12 años y 9 euros / persona menor de 12 años.

Biparco: el zoo de la ciudad. 16 € adultos, 13 € niños que miden más de un metro y hasta 12 años.

Villa Borguese: dentro se encuentra el Museo de zoología, el Cinema dei Piccoli (con los tiovivos, pista de coches y alquiler de bicis) y la Casina di Raffaello. También la nueva ludoteca, un espacio para niños de 3 a 10 años que podrán divertirse en el Bosco delle betulle, disfrazarse en la Sala Giani con vestidos del siglo XVII o crear nuevas construcciones en la Sala del Re Mida.

Recorrido en Bici por la Via Appia: un momento de diversión e historia para toda la familia. Un recorrido en bici por uno de los espacios naturales más bonitos en Roma y una ocasión para visitar las Catacumbas.

Travesía en barco por el Río Tíber: travesía hasta Ostia para visitar el antiguo puerto romano.

Parque de atracciones Rainbow Magic Land: situado en Valmontone, a unos 20 km al sur de Roma, con atracciones para adultos y niños, espectáculos y eventos musicales.

Museo Explora: un museo pensado para los más pequeños de la casa ya que les permite experimentar con todo tipo de actividades lúdicas e instructivas.

Planetario de Roma: se encuentra en la misma sede del Museo della Civiltà Romana y el Museo Astronómico. Todo el año hay espectáculos y conciertos.

Qué comer

En Italia es fácil: pasta, pizza y helados. Sin duda, la cocina italiana tiene mucho más que ofrecer, pero los niños serán felices con estos tres platos típicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.