Paulina Vieitez: ‘Helena’ está escrita con mirada masculina”

Ha viajado miles de kilómetros para reencontrarse con la tierra de sus antepasados, Madrid, ciudad a la que ella también se siente muy apegada. Además, con un buen motivo: la presentación de su primera novela, un gran éxito en México. Ella es Paulina Vieitez, que bien podría ser Helena, la protagonista de su novela. Y es que Helena somos todas.

Sara Niño, para InMagazine

InMagazine (IM): ¿Has perdido alguna vez una maleta, como le sucede a Helena al comienzo de la novela?

Paulina Vieitez (P. V.): Nunca se me ha perdido una maleta. Cuando ideé lo del baúl pensaba en todas las cosas que cargamos cuando viajamos y qué pasa si de pronto las perdemos, cómo podemos vivir sin ellas.

IM: ¿Viajamos con demasiadas cosas?

P. V.: Totalmente. Yo siempre voy con mucho equipaje y creo que somos muy apegados a lo material y una cosa es llevar lo básico para arreglarnos y otra, cosas que sobran. Igualmente nos pasa con lo sentimental: emocionalmente llevamos con nosotros todo nuestro bagage y, a veces, pesa demasiado y no nos deja vivir.

IM: Para Helena, ¿perder ese baúl fue una liberación?

P. V.: Sí. Ella viene con toda esa preocupación de dejar a sus hijos. Llega un momento, al pisar Madrid, en que se da cuenta de que podría vivir sin su baúl.

IM: ¿Si no hubiera podido contactar con el destinatario de su baúl, qué hubietra pasado?

P. V.: Me estuve preguntando mucho por eso. Siendo Helena tan seria como es, igual hubiera hecho lo imposible por que la compañía aérea le contactase…

IM: El final es sorprendente… ¿Ya lo ideabas desde el principio o surgió conforme ibas escribiendo?

P. V.: Sí quería descolocar al lector, darle un giro inesperado, pero no sabía adónde iba a llegar. Somos lectores que vamos completando las historias, y a veces no nos damos cuenta de que los autores nos regalan guiños de la historia para que nos veamos implicados en lo que no imaginábamos.

IM: Helena tiene claro que no quiere regresar a su país. ¿Qué le hubiera hecho volver, a pesar de esta decisión?

P. V.: Que algo les sucediese a sus hijos. Ella es una madre muy responsable y se le presenta el reto de saber qué harían sus hijos sin ella. Las madres nos sentimos demasiado indispensables…

IM: Vemos que en la novela hay una profunda descripción de algunas zonas de Madrid…

P. V.: Tengo un vínculo muy fuerte con España pero sobretodo con Madrid, pues mis abuelos nacieron aquí y mi papá en Barcelona, en plena Guerra Civil. Se fueron a vivir a México y siempre sintieron necesidad de volver a esta tierra. Por ello, intencionalmente, ubiqué la novela en Madrid.

IM: El nombre Helena, aparte de la referencia a la antigua Grecia, ¿tiene algún significado especial para ti?

P. V.: No tiene más significado que ese. Usar el mito de Helena de Troya me parecía que me permitía trazar un personaje fuerte.

IM: ¿En qué te ves parecido y en qué diferente con Helena?

P. V.: Helena tiene un carácter bastante más prudente que el mío; medita mucho sus cosas, al contrario que yo, que soy muy apasionada. Sí me pareció importante compartir el tema del cáncer, el proceso que vives cuando te dan una noticia así y cómo las dos nos recuperamos de una cosa así. Ambas aprendimos lo que pasa en tu cuerpo.

IM: ¿Cuánto has tardado en gestar esta novela?

Cubierta de 'Helena'. Imagen: Suma de letras
Cubierta de ‘Helena’. Imagen: Suma de letras

P. V.: Fue un año y medio de escritura y seis meses de proceso de edición. En México hace ya un año y medio que se publicó y, según fue teniendo éxito allí, pude entrar en contacto con los editores de aquí. Creo que todo el mundo puede conectar con Helena, es una mujer de cualquier lugar.

IM: Queremos saber qué ha pasado con Helena. ¿Habrá segunda parte o una nueva novela en que aparezca el personaje?

P. V.: Sí, va a haber dos novelas más: Clara y Francisca. Clara es una amiga monja de Helena y Francisca aparece algo en Helena. Las tres completan una trilogía que desentraña un debate emocional.

IM: ¿Cómo ves que Helena sea llevada al teatro, cine o televisión?

P. V.: Estoy feliz porque ya están haciendo la adaptación teatral. Espero que dé tiempo de presentarla a finales de este año. Hay una compañía ya interesada y un dramaturgo que la está escribiendo. Además, invito a los hombres a leer la novela, pues tiene una mirada aparentemente femenina pero, en verdad, yo la escribí desde una mirada masculina.

IM: ¿La han leído ya los hombres de tu entorno?

P. V.: Sí, y las mejores críticas son las de los hombres. Amigos escritores, editorialistas y periodistas se han metido en la historia. Es importante que las mujeres denuncien la violencia -que también está presente en la novela- pero que no olvidemos a los hombres buenos.

IM: ¡Muchas gracias!

P. V.: ¡Gracias a vosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *