Paloma Sánchez-Garnica y la noche que no cenó

Hace poco más de un mes, en los Reales Alcázares de Sevilla, se falló la 21ª edición del Premio Fernando Lara. Esta vez recayó sobre Jorge Maura, principal responsable de que, esa noche, a la escritora Paloma Sánchez-Garnica se le fuera por completo el apetito…

Sara Niño

A las 20 horas de ayer, 14 de junio, se presentaba en el Hotel Westin Palace de Madrid la obra ganadora del Lara 2016: Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido. Acompañada de la actriz Lucía Jiménez, que leyó un pasaje de la novela, y de la reconocida autora María Dueñas, la propietaria del Lara de esta edición desveló algunos entresijos de una historia que, en palabras del presidente de Fundación Axa, “te engancha y no te suelta”.

Además de compartir con el público “la chispa” de la que surgió Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, Paloma Sánchez-Garnica rememoró los avatares que tuvieron lugar la noche en que se hizo entrega del Premio Lara 2016: un camarero que le derramó la copa de vino encima del vestido, un salmón que dejó entero sobre el plato, y muchos muchos nervios, al ver que su “Jorge Maura” acumulaba puntos y más puntos.

Ni María Dueñas (que, esa velada, se sentaba en la misma mesa que Paloma) ni casi ningún otro comensal podían imaginar las razones por las que Sánchez-Garnica no comía…

“Nadie está con quien tiene que estar”

La protagonista de Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, Carlota, fue una “niña del pecado”, un bebé no reconocido legalmente por su progenitor, quien, ahora, tiene otra mujer y otros hijos; una chica que no ha sabido ser feliz; que siempre ha tenido carencias afectivas; y que, algún día, habrá de superar y… perdonar.

Además del perdón, que es “la base de esta novela” (en palabras de Sánchez-Garnica), la historia aborda temas tan relevantes para la condición humana como las relaciones madre-hija, la familia, y el amor (cuando “nadie está con quien tiene que estar”). Ese amor equivocado, bien porque no pudo ser, bien porque no nos atrevimos a cogerle de la mano.

“Estos personajes aún están haciendo la maleta”

Los grandes escritores suelen decir que son los propios personajes los que escriben la novela; los de Paloma Sánchez-Garnica, además, duermen y comen con ella. ¿Y cuándo se van? Pues cuando lo desean: “Aún están haciendo la maleta”, nos cuenta Paloma. “Hasta que no salgan, no pueden entrar otros”, concluye, dejando muy claro que todavía no anda entre manos con otra novela.

Deja un comentario en: “Paloma Sánchez-Garnica y la noche que no cenó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *