Nuevas formas de marketing: el emailing

En el pasado, cuando se trataba de promocionar un negocio, se recurría al papel. Propaganda impresa, cartelería… eran varias las opciones; hoy día, siguen existiendo… Lo que no existe es el mismo tipo de cliente. La digitalización y el uso masivo del correo electrónico han cambiado las formas de dar a conocer un bien o servicio. Por ello, hablamos de emailing.

También conocido como email marketing, el emailing no es otra cosa que la promoción a través del envío masivo de correos electrónicos. Pero no correos spam –o, al menos, se intenta que estos no caigan en la bandeja de “correo no deseado” de nuestros potenciales clientes-: son correos interesantes que piensan no tanto en vender sino en las necesidades del destinatario.

Herramienta gratuita de emailing

Mailrelay se oferta como una herramienta gratuita que ayuda a realizar newsletters, listas de correos y envíos de emailing. Además, con Mailrelay podremos gestionar nuestra cartera de contactos: comprobar los usuarios activos, los que descartan nuestros mails, los que, por el contrario, sí los leen, los que, además, pinchan en el enlace que les proponemos para ampliar información… Y es que para perfeccionar y hacer más interesante el contenido del correo hay que conocer el perfil de los receptores y, en consecuencia, darles lo que demandan.

Lo que no puede faltar en una campaña de emailing

  • Enlace de baja: algunas veces, son los propios clientes los que se suscriben a una newsletter; pero otras, no. En cualquier caso, aunque en un momento dado sí hayan decidido que querían tener información de nuestros productos, pueden cambiar de opinión. De ahí la importancia de que exista la posibilidad de que el suscriptor se dé de baja del correo.
  • Base de datos: lo ideal es contar con una cartera de clientes para que el envío de emails se haga de forma más efectiva. Lamentablemente, no siempre es así y hay que recurrir a bases de datos cedidas por otros medios.
  • Engagement: como ya señalábamos, hay que diseñar una newsletter atractiva que se adapte al perfil del cliente; incluso, que se amolde a situaciones por las que atraviesa todo destinatario (cumpleaños, aniversarios, etc.). Cuanto más personalizado esté un email, más hondo calará en su receptor y más posibilidades habrá de que este lo abra. El objetivo principal del emailing es la promoción, no la venta, como ya decíamos líneas arriba.
  • Formato del emailing: hemos de tener en cuenta que no todo el mundo abre el email en el ordenador; también está la tablet y el móvil. Aparte de esto, hay quien aún carece de versiones recientes de los navegadores o no cuenta con ciertos widgets o programas de visualización necesarios para que el email se abra con todos los elementos (imágenes, animaciones, textos, etc.).

Es indispensable, pues, emplear un diseño responsive –es decir, adaptado a pantallas tan pequeñas como la del móvil- además de que sea lo más sencillo posible –que no requiera de versiones nuevas y posiblemente no reconocibles en algunos navegadores; solo imágenes y no vídeos-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *