El modelo financiero español “Bansia”

Bansia es la representación en el escenario de una historia vivida por muchas personas, especialmente en estos últimos tiempos. Una sucesión de escenas entrelazadas a través de una trama dramática que, sin embargo, gracias al buen uso del humor cargado de ingenio, logra un acertado desarrollo de una función que ofrece al espectador una agradable liberación emocional. 

Jaime Fernández Palacios

El juego de luces y sombras resulta una especie de metáfora de los acontecimientos transcurridos en esta crítica y mordaz representación del despropósito político motivado por la avaricia descontrolada.

En un contexto social de crisis económica, el cliente de cualquier entidad bancaria es siempre el eslabón más débil. A través de la historia del protagonista, Bansia hace referencia al comportamiento que tienen los bancos con sus desprotegidos clientes. Tampoco escapan a esa crueldad los mismos empleados, obligados a dar la cara para imponer medidas draconianas, para después asistir a su propio despido. 

Los diálogos naturalistas ofrecen agilidad; los números musicales aportan frescura y, en general la función se mantiene a un ritmo adecuado. El trabajo interpretativo de todos los actores está bien elaborado: los tres personajes, creados por el autor Carlos Pontini, libran una feroz lucha por sus propios intereses, siendo capaces de utilizar cualquier clase de argucia para alcanzar su propósito. Al mismo tiempo, cabe destacar que son unos personajes lo suficientemente complejos como para mostrar diferentes facetas más allá de la apariencia de un sencillo estereotipo. Ni el malo es tan malo, ni el bueno tan bueno.

La función produce cierto alivio a través de la venganza personal de una víctima indefensa ante la impunidad de los poderosos, sin olvidar que cualquier violación de la ley, venga de donde venga, supone un delito y una ruptura del contrato social establecido.

Bansia no pasará a la historia, no cabe duda de que cumple con su objetivo de entretener y. de paso, hacer crítica a la sociedad actual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *