Moda de los patinetes: tu ciudad sobre 2, 3… ¡4 ruedas!

No se sabe si la razón es la alta contaminación (cuando hablamos de grandes ciudades) o si, realmente, es una moda. El caso es que, cada vez más, usamos medios de transporte que no precisan de motor ni de combustible como la bicicleta o los patinetes. Bien es cierto que no contaminan pero, ¿están preparadas las urbes para aceptar este cambio -en parte cultural-? Y una cuestión más: ¿cómo sabemos si estamos utilizando los patinetes adecuados? Veamos algunas recomendaciones tanto de seguridad como a la hora de adquirir unos patinetes de calidad.

2, 3 y hasta 4 ruedas

Los patinetes pueden tener desde 2 hasta 4 ruedas. Los primeros son los conocidos “monopatines”. Por su parte, los de 4 ruedas son los patines, cuya modalidad en línea es de las más usadas por los amantes de este deporte. Y los que quedan corresponden a la categoría de la que aquí hablamos: patinetes de 3 ruedas.

Para niños, plegables, Scooter xtreme, con ruedas de tipo Reflexx… la verdad es que este tipo de aparatos gozan de una gran versatilidad.

Por su parte, los patinetes Freestyle (“libres de estilo”) son profesionales y universalmente conocidos. Aparte, existen Scooters para todos los niveles, desde el principiante hasta el experto.

Cómo comprar un buen patinete

Para elegir un buen aparato de 3 ruedas hay que tener en cuenta la comodidad, sobre todo. También el precio, lógicamente; pero merece la pena pagar un poco más y que el patinete dure más y el pie vaya a su gusto. En los eléctricos sí hemos de tener algunas consideraciones más aparte del precio o la comodidad: la autonomía y duración de la batería así como la carga máxima que admite es muy importante a la hora de elegir un producto u otro. Y es que si vamos a emplear mucho tiempo en cargar pero, después, muy poco en descargar, no merece la pena. Si aún tenemos dudas, es mucho mejor esperar a que un entendido en materia nos aconseje.

Patinetes eléctricos: no tan rápido

La proliferación de este tipo de transporte en las ciudades supone un problema, sobre todo en las más grandes como Madrid y Barcelona. Y es que, hasta ahora, no ha existido una regulación de tráfico como tal. ¿Circular junto a coches? Impensable. ¿Y al lado de viandantes? Tampoco. Ni una velocidad ni otra: los patinetes necesitan sus propias normas.

Por fin, el próximo 7 de septiembre, se van a reunir representantes de Vitoria, Barcelona y Madrid, para ayudar a la Dirección General de Tráfico (DGT) a elaborar una normativa. Por el momento, en Barcelona, desde el pasado mes de junio, la bicicleta y el patinete cohabitan. Hecho que seguramente evite incidentes que ya han ocurrido en la ciudad condal, dado que, hasta hace poco, los aparatos de los que aquí hablamos podían subir y bajar de las aceras sin ningún miramiento. Ni para peatones ni para conductores de coches. Eso sí: el público que mayoritariamente usa patinete (adolescentes) habrán de esperar a cumplir los 16 años como si de la mayoría de edad se tratase, si desean “patinetear”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *