Marta Gracia Pons: “Ya he empezado mi segunda novela”

A pesar de su juventud, Marta Gracia Pons lo tiene claro: luchar por sus sueños. Así, no podía dejar de crear para su primera novela un personaje como el de Amelia: una mujer que rema a contracorriente con tal de lograr su meta. Barcelona, París, Cuba, Tampa, Nueva York… Agujas de papel es un viaje no solo por los ideales de una fémina liberal en pleno siglo XIX sino a lo largo y ancho de estas impresionantes ciudades. Marta, que por el momento solo viaja mentalmente a través de la Historia Moderna y Contemporánea -época en que está especializada-, nos concede esta entrevista.

Sara Niño

S. N.: ¿Qué une a Marta y a Amelia, protagonista de Agujas de papel?

Marta Gracia Pons: Que siempre luchamos por conseguir lo que nos proponemos. Ella siente pasión por la moda, yo por la historia y la literatura… Las dos trabajamos por nuestros sueños.

S. N.: ¿Y qué las separa (además de más de un siglo de tiempo)?

Marta Gracia Pons (Marta G. P.): Amelia ha tenido una educación conservadora y patriarcal: su familia no le enseñó a ser independiente, a alzar su voz por lo que considera injusto. Lo aprende sobre la marcha, así que a veces piensa y actúa con los valores tradicionales que le han transmitido.

S. N.: ¿Por qué finales del siglo XIX y no otra época?

Marta G. P.: Es una época de grandes transformaciones sociales y políticas, sobre todo en Cataluña, a través de la lucha de clases y el desarrollo de movimientos culturales como el Modernismo. Barcelona vivió el auge del anarquismo, el desarrollo del urbanismo y el florecimiento de una cultura propia bien diferenciada del resto de Europa.

Una historia de amor llamada Anarquismo

El siglo XIX congregó diversos movimientos políticos y sociales, entre los que se halla el Anarquismo. Precisamente, en Agujas de papel, Amelia cae en las redes de Héctor, un devoto anarquista que arrastrará a la joven por las más turbias situaciones. Y es que el amor de Amelia es Héctor… y el de este, el Anarquismo. ¿Están destinados a un futuro juntos?

S. N.: Tú que eres historiadora, dinos: ¿Existían muchas mujeres como Amelia, aunque no se atrevieran a luchar por cumplir sus sueños?

Marta G. P.: Muchas. Mujeres de todas las clases y condiciones que rompieron con los cánones establecidos por la sociedad para cambiar su entorno: unas lucharon por la emancipación femenina, otras por una educación igualitaria o por unas condiciones laborables equitativas… Amelia quiere ser maniquí, pero en su viaje hacia ello obtendrá algo más preciado: la libertad.

S. N.: La mujer es la gran protagonista de Agujas de papel, aunque también juegan un papel destacado los hombres. Cuéntanos algo de los personajes masculinos principales.

Marta G. P.: Héctor es un joven anarquista que lucha por mejorar las condiciones de una clase obrera explotada, sin derechos. Tiene carácter y sabe lo que quiere. Su antítesis es el padre de Amelia, el hombre de la casa y dueño de una fábrica textil. Él es autoritario, tradicional y ambicioso. Son claros ejemplos de esta lucha de clases.

S. N.: La moda es un aspecto muy relevante en Agujas de papel. Pero, ¿por qué París y no Milán, por ejemplo? Ambas son ciudades donde la alta costura triunfa…

Marta G. P.: Fue en París donde surgió la figura de diseñador de moda como creador. Worth, el más reconocido, fue el primero en contratar a maniquíes de carne y hueso para que lucieran sus creaciones. Además, París era la ciudad del progreso, de la extravagancia y la ostentación. El mundo artístico, a través del impresionismo, también es relevante en la novela.

S. N.: ¿Cuentas con algo de historia familiar que hayas podido rescatar para escribir la novela?

Marta G. P.: La verdad es que no. Es pura imaginación, aunque me he basado en la mentalidad y sociedad de la época.

S. N.: ¿Cuánto tiempo ha tardado en gestarse Agujas de papel, contando desde que tuviste la primera idea hasta que salió de imprenta?

Marta G. P.: Tardé un año en escribirla, pero si contamos todo el proceso, dos. Desde que la agencia literaria International Editors apostó por mí hasta que Maeva decidió editarla.

S. N.: ¿Tienes ya algún otro proyecto literario entre manos?

Marta G. P.: Sí, ya he empezado a escribir los primeros capítulos. La protagonista será una mujer, claro.

S. N.: ¡Muchas gracias! Y enhorabuena por esta primera novela.

Marta G. P.: Muchas gracias a vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *