María Reig: «Lo que más me gusta del periodismo del siglo pasado es el poder de la palabra»

Amante del periodismo en su versión más romántica -la de papel y pluma, que se estilaba a principios del siglo pasado- y gran estudiosa de la historia de nuestros antepasados, pero siempre con las miras puestas en un futuro donde las mujeres iban a hacer grandes cosas. Ella es María Reig, autora de Papel y tinta, quien, entre un café y una coca cola, nos presenta a la protagonista de su primera novela: Elisa Montero.

Sara Niño, para InMagazine

Sara Niño (S. N.): Esta novela surgió después de un crowdfunding en el que recaudaste el doble de dinero que se puso como objetivo. ¿Antes de comenzar esta campaña, pensaste que tendrías tanto éxito?

María Reig: Pues la verdad es que no. Cuando terminé de escribir, la novela era más larga de lo que es ahora; de hecho, después tuve que hacer el ejercicio de acortarla. En la plataforma de crowdfunding me aconsejaron que pusiera un objetivo de 2.000 € y, si lo conseguía, lo ampliara. Eso es lo que hice. Yo no sabía… Lo comentaba a mi alrededor pero no me imaginaba que fuera a tener la acogida.

S. N.: A raíz de tener los fondos, ¿cómo se sucedieron los hechos?

María Reig (M. R.): El crowdfunding empieza el 21 de febrero de 2018 y a mitad del crowdfunding llegó a un conocido común de Gonzalo, mi editor, y mío. La novela no estaba colgada en ningún lado, yo solo mostraba una sinopsis. Entonces, Gonzalo vio mi vídeo del crowdfunding y me pidió el manuscrito. Se lo di, pasaron unos días, se lo leyó y me propuso publicar con ellos. Esto coincide con el fin del periodo del crowdfunding. Así que lo que hice fue comunicarles esto a los mecenas y les dije que podían recuperar su dinero. Todos decidieron quedarse; esa fue la segunda sorpresa. Les planteé que ese dinero se utilizaría para otras cuestiones como página web, profesionalizar contenidos, etc.

S. N.: ¿Cómo llegas a forjar una novela tan larga (casi 800 páginas), y eso que dices que tuviste que acortar la historia…

M. R.: Para mí escribir una novela histórica era todo un reto. Es verdad que me encanta la historia y si además la puedo aplicar a la escritura… El proceso de documentación tuvo dos fases: antes de empezar a escribir, durante unos 6 meses, en que estuve construyendo el esqueleto de la historia. No hablé con gente de esa época, pues la mayoría ya han desaparecido… Fui muchas veces a la Biblioteca Nacional, vi películas de la época, muchas imágenes del Madrid de la época. Luego empieza la fase de escritura; ahí utilizo los periódicos digitalizados para ir más al detalle. Esta fue una documentación que usé mucho conforme iba escribiendo escenas concretas.

Entrevista a María Reig. Imagen: Sara Niño Rodríguez

S. N.: Conforme has descubierto el periodismo de los años 20 en España, ¿qué has descubierto que te haya gustado más? ¿Te hubiera gustado ejercer la profesión por aquel entonces?

M. R.: Es verdad que yo tengo una idea muy romántica del periodismo, y lo que más me gusta de aquella época es el poder que tenía la palabra escrita. En España, la gente que leía el periódico era minoritaria pero las cosas se contaban escribiéndolas. El periódico es ese germen del periodismo de calle, del reportero que cubre un evento en la calle y luego lo cuenta. ¿Lo que menos me gusta? La censura, la suspensión de garantías las restricciones que existían… Eso, al final, frenaba mucho la labor del periodista. Yo creo que debía de ser un poco frustrante.

S. N.: Centrándonos un poco en la protagonista, Elisa Montero, esta se enfrenta a las dificultades de ser mujer periodista. ¿Qué tiene Elisa de María y María de Elisa?

M. R.: Este personaje nace un poco a raíz de plantearme qué hubiera pasado si hubiera nacido cien años antes y hubiera querido ser periodista. Elisa tiene que batallar contra lo que le han dicho toda su vida que está bien… A las mujeres se las educaba para ser acompañantes del hombre.

S. N.: ¿Con el resto de personajes qué relación has entablado?

M. R.: Personajes esenciales para mí son las dos amigas de Elisa. Estas son las dos caras de una misma moneda, dos maneras de enfrentarse al mundo. Luego tenemos a Pedro Liébana, ese niño que está en la casa cuando Elisa es pequeña. Curiosamente, esa idea de un niño en un sótano es algo que se me ocurrió de pequeña, y tenía esa idea revoloteando y se me ocurrió uarla como arranque del personaje. La madrina es también muy importante. En general, es una novela con mucho personaje.

S. N.: ¿Tuviste claro desde el principio el final de la novela?

M. R.: Sí, lo tuve clarísimo. Me lo imaginé y me encantó…

S. N.: Europa Press publicó que, a las dos semanas de haber salido a la venta, Papel y tinta estaba entre los diez más vendidos. ¿Qué sentiste al saber esto?

M. R.: La verdad es que estoy alucinada. Para empezar, cuando vi el libro en librerías, estaba alucinada. De alguna manera, no me acabo de creer que esto esté sucediendo. También estoy muy agradecida por la confianza que están depositando los lectores… Al final, las listas oscilan pero lo importante es que, semana a semana, sigue llegando a lectores.

S. N.: Estás continuamente en contacto con los lectores a través de las redes sociales…

M. R.: Sí, me encanta que me cuenten y me digan. Todo lo que pueda compartir estupendo. Lo bueno de las redes sociales es que te permite un contacto directo con el autor.

S. N.: ¿Te gustaría que Papel y tinta fuera llevada a la pequeña pantalla o al cine?

M. R.: Jo, sería una pasada. Sí que es cierto que en una novela te imaginas los personajes y, cuando pasas a verlo en la pantalla, lo ves de otra manera. No obstante, a mí me gustaría.

S. N.: ¿Estás escribiendo algo?

M. R.: Ya tengo ideas, de momento está en fase muy inicial pero hay varias ideas revoloteando. Si me vuelven a dar la oportunidad, yo encantadísima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.