Los “sabrosos consuelos” de las monjas de Belorado

RESEÑAS DE LIBROS/GASTRONOMÍA

Vientos del norte, corrientes burgalesas. A todo ello y mucho más han de estar acostumbradas las monjas del Monasterio de Nuestra Señora de Bretonera, en la provincia de Burgos (aunque retirado de la capital, junto a la Sierra de la Demanda y a poca distancia de Logroño).

Sara Niño

No sabemos si por esta razón, o por su afán culinario, o por los siglos de tradición, el caso es que las habitantes de dicho monasterio han cosechado una gran popularidad como reposteras. Now Books no ha querido desaprovechar la oportunidad de dar a conocer recetas caseras, sanas y elaboradas con todo el cariño del mundo a poco más de 20 días de nochebuena. ¿Con cuál os quedáis?

¿Para desayunar? Bollería o pastas. ¿Para merendar? Bizcochos. ¿Para celebrar? Una tartita. ¿Y para la sobremesa? Como diría Arguiñano: Un postre rico rico…

A pesar de que las monjas de Belorado habitan en Burgos, conocen a muchas otras de congregaciones de toda España. Valencia, el centro de España y País Vasco son las localizaciones de las que más recetas ha tomado prestadas Sor Myryam de Nazaret.

La octava maravilla

Las trufas heladas son lo que las monjas de Bretonera denominan “octava maravilla del monasterio”. Pero no solo en el ámbito de los postres poseen estas hermanas una titularidad: el Pastel de manzana es un clásico en el monasterio, mientras que las Rosquillas de las monjas es el postre estrella y las pastas, en general, el sustento de muchas comunidades religiosas. Por último, y como homenaje a Brurgos, Sor Myryam de Nazaret comparte con nosotros la receta del Pastel de queso fresco.

Para todas las épocas

Como bien señala Sor Myryam, existen dulces atemporales; sin embargo, hay muchos que marcan una fecha en el calendario. Es el caso de los buñuelos (los elaborados con manzana se comen en otoño, coincidiendo con la recogida de esta fruta; los de viento, el día de Todos los Santos), la leche frita (en Carnaval), las Torrijas (en Semana Santa) o las Bolitas de Almendra (en navidad).

Tradición, tradición…

No solo la elaboración de dulces es tradición en el Monasterio de Bretonera, sino que la obtención de los huevos (necesarios para casi todas las recetas) se lleva a cabo mediante otra costumbre: regalar 13 huevos para que, mediante una oración de las hermanas clarisas, se conceda buen tiempo a quien así lo pida.

Más información sobre este libro (que no solo es un recetario o consejero sino un álbum de ilustraciones con gusto, como gusto el que hemos de desarrollar para saborear los dulces que propone) en la página web de Now Books.

 

Deja un comentario en: “Los “sabrosos consuelos” de las monjas de Belorado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *