Los Kepler “hipnotizan” a sus lectores

RESEÑAS DE LIBROS
El matrimonio formado por Alexandra Coelho y Alexander Ahndoril se complementa hasta para sus nombres de pila. En lo que respecta a la novela, en 2010, debutaron con el pseudónimo Lars Kepler y su novela El hipnotista; la primera de una saga que, el pasado 19 de enero, revivió con En la mente del hipnotista (Planeta).

Sara Niño

Aun perteneciente al género negro, En la mente del hipnotista es un thriller psicológico de alto voltaje, con personajes muy desarrollados y una base que se ha hecho fuerte con el paso de la saga.

El comisario Joona Lina, al que todos creían muerto, regresa para involucrarse en la investigación por el asesinato de una mujer, Maria Carlsson, en su propia casa tras haber sido grabada por su asesino y expuesta a la esfera pública en la red social YouTube.

Sin tiempo apenas para iniciar el operativo, Joona y la nueva comisaria especializada en asesinos en serie, Margot Silverman, reciben un nuevo vídeo. La víctima: Susanna Kern.

Está claro que el asesino manda los vídeos con tan poco tiempo que, en realidad, no quiere que esas mujeres sean salvadas, solo exponerlas a través de una ventana pública como es YouTube.

Un secreto imposible de guardar

Alexander y Alexandra ya poseían experiencia en literatura antes de ponerse mano a mano a crear esta saga (que, como muchos medios señalan, es la heredera de Millenium). Pero, ¿fue fácil comenzar una carrera conjunta?

Desde luego, nadie sospechó que la primera entrega, El hipnotista, había sido escrita por dos plumas. Tampoco, Kepler tenía la intención de desvelar su verdadera identidad… Hasta que la fortuna quiso que fueron adquiriendo tal éxito que las entrevistas con medios fueran inevitables. La identidad de Lars Kepler quedó al descubierto, pues.

Hipnosis

Si en las anteriores entregas de Lars Kepler ya aparecía Erik Maria Bark (especializado en hipnosis clínica), en En la mente del hipnotista este personaje cobra una especial relevancia, al implicarse como médico psiquiatra y como víctima, a partes iguales.

Y es que, ¿quién ha dicho que el asesino en serie sea un hombre? ¿Y quién dice que la próxima víctima no vaya a abandonar el patrón inicial y elegir a un hombre como víctima?

La Nota: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *