Lisboa, la ciudad de las siete colinas

El tiempo parece haberse detenido en Lisboa. Una mezcla entre el pasado más bohemio y el presente más moderno, hacen de esta ciudad un destino único.

Cada uno de sus barrios posee personalidad propia, y juntos convierten a Lisboa en una de las ciudades europeas más acogedoras y uno de los destinos más demandados para visitar.

Laura de la Cruz

Comenzaremos por la Lisboa más moderna, el parque de Eduardo VII, una explanada verde con formas geométricas, desde la que podrás disfrutar de una bonita panorámica de la ciudad. A sus pies, encontramos la Plaza del Marqués de Pombal, que marca el inicio de la Avenida de la Libertade, la zona más comercial de Lisboa.

Justo al final de esta avenida, nos encontramos con uno de los barrios más céntricos: La Baixa. Aquí, podrás contemplar la original fachada de la estación de tren y caminar hacia la Plaza de Rossio, en la que se ubica El Teatro Nacional Doña María II, y desde la que acceder a Vía Augusta, una de las calles con más vida de Lisboa que desemboca en la  Plaza del Comercio.

Turismo en Lisboa
Plaza de Rossio

El Elevador de Santa Justa nos llevará hasta el Barrio Alto. Los graffitis y la ropa tendida decoran las fachadas de uno de los barrios más característicos de Lisboa. La Praça Luís de Camoes, escenario de la Revolución de los Claveles, le separa del Chiado. Desde aquí, resulta casi obligatorio subir al mítico tranvía 28, y recorrer sus calles estrechas y empinadas

A su paso, encontraremos la Catedral de la Sé. Tas conquistar la ciudad a los árabes, fue construida sobre la antigua mezquita. La Sé sería la primera Iglesia católica de Lisboa. Y continuaremos el ascenso hacia el Castelo de San Jorge.

Turismo Lisboa
Mirador Lisboa

Pero si hay un barrio que recoge la esencia de Lisboa, ese es el barrio de Alfama, un antiguo barrio de pescadores, en el que podrás disfrutar del mejor fado en cada uno de sus rincones, y degustar el típico bacalao, sin olvidarte de la ginjinha, un delicioso licor hecho a base de cerezas.

Turismo en Lisboa
Catedral de La Sé

Y no podemos olvidarnos en este recorrido, de pasear a orillas del Tajo observando el majestuoso puente de Lisboa y la Torre de Belem, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Nada mejor que terminar esta ruta con un dulce pastelito de Belem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *