Libros que podrían llegar a la gran pantalla

Rodando páginas. Los libros van a las pantallas celebra este año su primera edición como una propuesta que pone en contacto obras literarias con productores audiovisuales que puedan dar vida a estas historias en la gran pantalla. Marcos Chicot, Alejandro Palomas y Carlos Zanon son tres de los dieciséis autores que han resultado finalistas.

Redacción

La madre, de Palomas, El asesinato de Pitágoras, de Marcos Chicot, o No llames a casa, de Carlos Zanon, se postulan como proyectos que acaben adaptados al cine. Pero no son los únicos: Adiós mi Habana, de Anna Veltfort, El editor indiscreto, de F. Bellart, Hermanas, perros, frikis y otros especímenes, de Maite Carranza y Julia Prats, Lamia, de Rayco Pulido, Las efímeras, de Pilar Adón, Los surcos del azar, de Paco Roca, Neimhaim. Los hijos de la nieve y la tormenta, de Aránzazu Serrano, Prohibido leer a Lewis Carroll, de Diego Arboleda y Raúl Sagospe, Superpatata (7 volúmenes), de Artur Laperla, Tea Rooms. Mujeres obreras, de Luisa Carnés y Todo lo que sucedió en el valle, de Ramón Solsona, luchan por su hueco en la industria cinematográfica.

A partir de este momento, y hasta el 1 de marzo -día en que se llevará a cabo la presentación de los proyectos, en La Casa del Lector de Madrid-, autores, editores y profesionales del cine se reunirán y trabajarán por la mejor idea para enriquecer la gran pantalla.

Además, cuentan con el apoyo de los organizadores –Asociación Madrileña Audiovisual (AMA), Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte– y de los colaboradores –Casa del Lector, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y la Feria Internacional del Libro (LIBER)-.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *