La hija del pantano: paralelismo entre autora y protagonista

A pesar de que la vida le ha sonreído mucho más que a la protagonista de su última novela, La hija del pantano, Karen Dionne comparte un vínculo con esta: ambas han residido durante muchos años en los pantanos de la Península Superior de Michigan. Allí, la escritora concibió esta historia, a ratos dramática a ratos esperanzadora.

Sara Niño

La hija del pantano comienza con la narración de una mujer cuya vida es aparentemente normal y común: un marido que la quiere, dos hermosas hijas pequeñas, un trabajo que se adapta a las necesidades de su familia… Es Helena, la hija del pantano.

Sin embargo, aquí bien se puede aplicar el refrán “no es oro todo lo que reluce”. El padre de Helena se acaba de escapar de la cárcel donde ha permanecido preso desde hace trece años. Un padre al que adoraba… hasta que se enteró de que había secuestrado a su madre, fruto de lo que nació ella… Una infancia en una cabaña sin luz ni agua corriente y alejada de la civilización. ¿Qué secuelas psicológicas puede ocasionar un hecho así en un niño?

Experiencia vivida

Karen Dionne se trasladó a la Península Superior de Michigan cuando su hija tenía tan solo seis semanas. Muchos años después, regresaría a la civilización junto a la familia que formó en medio de pantanos y lagos. De ahí que la existencia de Karen y la de Helena confluya en algún punto. Aunque, si queréis saber más, habréis de leer La hija del pantano. A la venta desde el 13 de septiembre en Harper Collins.

La Nota: 8

Deja un comentario en: “La hija del pantano: paralelismo entre autora y protagonista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *