‘La chica del tren’, de Boston a Nebraska, y de ahí a España

RESEÑAS DE LIBROS

Comienza como la historia de una exesposa desesperada, marcada por la separación y absorbida por los grados de alcohol en vena que la ayudan a olvidar, incluso, quién es, y deviene en un relato espeluznante de un asesinato en el que puede que esta mujer tenga algo que ver… Todo cambia el día que la habitante del número 23 de la calle donde residía antes Rachel desaparece… y ella fue la que la vio por última vez. ¿Tendrá algo que ver Rachel con este asunto? ¿Se puede ser culpable de la desaparición de alguien a quien solo se conoce desde la ventana de un tren?

Sara Niño

La chica del tren, que vio la luz el pasado 2 de junio en Planeta, se ha convertido en una novela que ha dado la vuelta al mundo cual tren de alta velocidad, visitando 44 países (a cuyas lenguas ha sido traducida La chica del tren) y vendiendo más de 5.000.000 de ejemplares. ¿Lo mejor de todo? Que han sido adquiridos los derechos cinematográficos

Rachel coge todas las mañanas el tren de las 8.04 para ir a Londres a trabajar. Solo que, en verdad, no va a trabajar. Todos los días, se fija en la casa del número 15 de Blenheim Road. Esa casa que fue suya y en la que, ahora, vive su exmarido y la nueva mujer de este, Anna. Un poco más arriba, en el 23, siempre hay una pareja, Megan y Scott… o Jason y Jess, como le gusta imaginar a Rachel ¿Qué pasó la tarde del 12 de agosto, para que Megan se besara con otro hombre?

Paula Hawkins traza una historia a tres bandas, donde comienza con la voz de Rachel, hasta confluir con la de Megan, quien nos cuenta cómo en el transcurso de un año su matrimonio se ha hecho trizas. En cierto momento, se les une Anna, la nueva mujer del que fuera marido de Rachel… Una mujer abducida por un hombre que parece la víctima en todo este asunto y, en realidad, será mucho más que eso.

El 13 de agosto, Megan desaparece. Poco después, hallan su cadáver enterrado en un bosque de Corly. Rachel es espectadora en primera persona de todo esto y no se puede mantener al margen: acude a ver al marido de Megan y le cuenta que esta tenía un amante. La policía, pues, le detiene, pero algo no cuadra…

Tom, por su parte, cada vez está más harto de ver a Rachel en su calle… Claro que lo que más le molesta es que ande husmeando en el asesinato de Megan. ¿De qué conocía Tom a Megan? ¿Por qué tiene él el móvil de esta, guardado en su bolsa de deporte?

Salto de gran altura

Paula Hawkins ha trabajado como periodista en Euromoney y The Times, además de estrenarse en literatura con una novela femenina, Confessionas of a reluctant Recessionista, a la que siguieron otras tres. Sin embargo, con La chica del tren ha dado un salto de gran altura hacia el thriller.

Posible estreno en septiembre de 2016

Tras haberse adquirido los derechos cinematográficos de La chica del tren, se prevé el inicio del rodaje el próximo mes de septiembre y el estreno, al año próximo, en 2016. No obstante, quedamos a la espera de noticias.

En definitiva, La chica del tren encierra una trama actual al tiempo que envuelta en ese halo de misterio propio de las películas de Hitckcock (como la propia Hawkins afirma), que hace desconfiar al lector de todos los personajes, menos de Rachel, una tierna voz que pide ayuda a gritos y despierta nuestro más profundo sentimiento de protección.

La Nota: 10

Deja un comentario en: “‘La chica del tren’, de Boston a Nebraska, y de ahí a España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *