Kétchup en la hamburguesa: ¿sí o no?

No se concibe una hamburguesa sin kétchup, pero muchos la toman sin él. Y es que, aunque podamos creer lo contrario, no es tradición el uso de esta salsa roja con sabor agridulce sobre la carne: Louis Lassen -a quien se atribuye la primera hamburguesa que se hizo, allá por el año 1900, en Estados Unidos- no era partidario de aderezar la hamburguesa con kétchup. Además, cada vez más restaurantes dejan al cliente que elija si quiere o no salsas y cuáles (mostaza, mayonesta, etc.). Pero, ¿en qué orden hay que echar estos complementos?

Redacción

Segi Ibáñez, copropietario de Timesburg, explica que esta es una cuestión “muy personal”, si bien hemos de saber que las salsas que se coloquen las últimas -en la superficie- son las que más intensidad tendrán. “Podemos hacer como en Alabama, donde mezclan la mostaza, el kétchup y la mayonesa y lo añaden una vez revuelto”, buen consejo el de Ibáñez.

El cliente siempre elige

Esta es la máxima de Timesburg -presente en varias localizaciones de Madrid y Barcelona- donde, relata Sergi Ibáñez, “las mesas tienen un comboy de salsas caseras“. Cada cliente elige la que más le gusta.

Más información a través del siguiente enlace web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *