Consejos: Ideas para los preliminares

Cuando hablamos de sexo,  y de consejos y trucos a la hora de irse a la cama, uno siempre visualiza el momento culmen en cuestión. Pero lo cierto es que a veces, en una buena sesión de sexo, cuenta tanto el antes, como el después, y por lo tanto, haber tenido unos buenos “preliminares”, puede ser la clave del éxito.

La idea pasa por tener en cuenta que si durante la penetración, los protagonistas de la fiesta son nuestros genitales, en los preliminares existe la ocasión perfecta de hacer partícipe del placer a todo nuestro cuerpo.

Lo más fácil es simplemente dejarse llevar por los sentidos, dejar que actúe el conctacto piel con piel, y aprovechar para una sesión de masaje erótico, de caricias, o por algo más instintivo, que incluya lamer, arañar y morder (sensualmente) todo aquellos que nos apetezca en el momento. No hay un guión a seguir, sino que lo ideal es hacer “eso que apetece”, y dejarse llevar por vuestra propia música.

20071130194404sexrev-300x198Sin embargo si os cuesta un poco soltaros, o si simplemente queréis darle un toque más picante al asunto, los preliminares son un buen momento para jugar, y es que el sexo no tiene porqué ser tan serio.

Una idea puede ser utilizar los típicos dados en los que se incluyen partes del cuerpo, o partes de la casa, o bien posturas sexuales, y dejarlo todo al azar. Otra puede ser prescindir de ellos, y echarle un poco más de imaginación. Por ejemplo, un miembro de la pareja dice un verbo (morder, lamer, acariciar, besar…) y otro dice la parte del cuerpo en la que quiere que se lo haga (hombro, espalda, cuello, vientre…), otra opción es decir otra parte del cuerpo (boca, pecho, pelo…) con la que quieres que el otro te acaricie la parte que tu elijas….

Otra buena idea es aprovechar el arsenal de cosmética sensorial y juguetería erótica para este momento, que también puede combinarse con algún juego de vuestra propia elección. Bien alguna apuesta que pagarse a través de un masaje, o bien, vendar los ojos del que ha perdido (o ganado) y sorprenderle con algún vibrador alrededor de todo su cuerpo (hay muchos que no sirven sólo para los genitales, sino que despiertan otros muchos más sentidos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *