Hugo Gélin: “Una película es una manera de crecer”

Es 27 de marzo y estamos en el Hotel Intercontinental del Paseo de la Castellana de Madrid. Allí nos espera Hugo Gélin, director de la recién estrenada película Mañana empieza todo.

Jaime Fernández Palacios

IM: Mañana empieza todo es una adaptación francesa de la película mexicana No se aceptan devoluciones. ¿Cuál ha sido el motivo que te ha impulsado a hacer esta película?. ¿Cómo surge el proyecto?

Hugo Gélin: Fueron los productores quienes me lo propusieron. Ellos habían visto la película mexicana, pero yo no. Entonces leí el guion y, aunque no me gustó demasiado, la historia sí me interesó mucho. Así que intenté hacer una adaptación personal, y fue después cuando vi la película. Pero hay una diferencia muy grande de culturas entre México y Francia… De hecho, la película mexicana no se ha proyectado en Francia porque es una película muy localista con referencias culturales mexicanas que en Francia no se entienden. Me atrajo mucho la idea de contar esta historia entre un padre y una hija, pero intentando que fuera de la manera más cercana a nuestra cultura europea.

IM: ¿Cuál sería el tema principal de la película? ¿El miedo o el amor?

Hugo Gélin: Creo que el amor. Es la historia de alguien que no está preparado para ser padre pero resulta ser un padre increíble. La película habla sobre una familia muy especial y única, pero a la vez trata un tema universal como es el amor paternal y de la familia hacia la niña.

El miedo es una caracterización del personaje de Omar: cuando era niño, al principio de la película, se ve cómo su padre le anima a saltar al vacío para hacer frente al miedo. Pero Samuel es alguien que nunca se ha enfrentado al miedo hasta que le ponen a este bebé en sus brazos. Él, que es muy irresponsable, se encuentra con la responsabilidad más grande, y esto es lo que le va a quitar todos los miedos. Lo dice al final de la película: “Mi padre me enseñó a hacer frente al miedo y mi hija me ha enseñado a hacer frente a la vida”. Por mi parte, no he buscado un mensaje del miedo en la película. El tema del miedo existe pero es una evolución del miedo de Samuel.

IM: ¿Qué te ha aportado, personal y profesionalmente, dirigir esta película?

Hugo Gélin: Profesionalmente, me ha hecho trabajar en una película con un presupuesto importante y con una infraestructura como la requerida para las escenas de riesgo, rodar en Londres con actores ingleses, rodar con bebés, con la actriz que interpreta a Gloria y, además, rodar con una estrella (Omar Sy). Todo eso me ha hecho aprender muchas cosas como director, porque es raro que una misma película trabaje tantas cosas diferentes. Eso es muy enriquecedor.

Y, personalmente, creo que cada película aporta cosas personales, porque yo pongo mucho de mí mismo en cada una, así que hacer una película siempre es una manera de crecer. Tengo ganas de que llegue la próxima película para seguir creciendo.

IM: ¿Qué fue lo más difícil del rodaje? ¿Y lo más divertido?

Hugo Gélin: Lo más difícil fue rodar con bebés; es complicado porque teníamos 15 bebés. En el plató siempre había 3 con sus padres o tutores. Cuando un bebé llega al plató es la estrella, y eso fue difícil, sobre todo los primeros 30 minutos de la película, en que el personaje de Omar Sy está con el bebé en sus brazos, en la scooter, en el aeropuerto, en Londres, en el metro, bajo la lluvia… Todo eso es más complicado que hacer una escena de riesgo.

Y lo más divertido fue todo lo que hemos rodado con Omar Sy y Antoine Bertrand porque es muy divertido, es un actor genial, y rodar con los dos juntos era muy divertido. Se hacía más sencillo y también más divertido cuando el rodaje era solo de los dos.

IM: Alejandro Amenábar comentó hace pocos meses que para él lo más importante de sus películas es, en primer lugar, la historia, y en segundo lugar, el cómo contarla. También destacaba la importancia de los actores porque son los transmisores de la historia contada. ¿Coincides con él? ¿Para ti qué es lo más importante en tus películas?

Hugo Gélin: Sí, estoy de acuerdo con él. La historia, por supuesto, es muy importante. Yo pondría a los actores en el segundo puesto, incluso diría que a veces son tan importantes como la historia, para mí es clave. Lo que más preservo es el tiempo que paso escribiendo la película, y el tiempo que paso con los actores. Todo mi equipo técnico va al ritmo de los actores. Cuido mucho de que no se moleste a los actores para que estén en la mejor situación para hacer la película. Y, después, yo diría el montaje, ya que es cuando se escribe por última vez la película, se dan las imágenes a 5 realizadores diferentes y serían 5 películas distintas. Por eso en el montaje se puede cambiar todo con el material rodado, es decir, puedes decidir que una escena no sea divertida o emocionante si no quieres. Realmente es ahí donde decides todo. Para mí es primordial.

IM: Una última pregunta. ¿Cómo venderías tu película? ¿Qué le dirías al público para que vaya a verla?

H. G: Les diría que vengan a verla si tienen ganas de reír y de emocionarse con una historia de familia diferente a todas, pero que al final afecta y llega a todo el mundo, porque son temas universales. Es una película que permite salir del cine, y tener ganas de amar más a las personas que se aman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *