La historia de los lácteos es “la leche”


La leche y sus derivados son indispensables en nuestra dieta. Sin embargo, no siempre se han consumido (o sí); tampoco existió una clara intención de fabricar queso, sino que este surgió de forma accidental. Estas y muchas otras curiosidades nos desvela Vía Láctea.

Redacción

El origen de la leche

Hay evidencias arqueológicas que demuestran que los seres humanos ya cuidaban y ordeñaban vacas para producir leche hace 8000 años. Un poco más adelante, alrededor del 2000 A.C., la mitad de la población humana ya consumía lácteos. Además, el fundador del imperio mongol alimentaba a su ejército con una especie de leche fermentada, pues pensaba que esta les proporcionaba vigorosidad y bravura a sus guerreros.

Nuestro país, España, es gran productor de leche. Galicia es la Comunidad Autónoma con mayor número de vacas lecheras, la mayoría de ellas de raza Frisona -la vaca blanca con manchas negras-.

El primer queso, coagulado

Como decíamos, el queso surgió de forma accidental, cuando en Sumeria y Babilonia almacenaban leche en pieles y tripas. Al exponerse al sol se coagulaba y daba lugar a un producto que hoy está considerado una delicatessen: el queso.

El yogur no es griego… ¡es turco!

A pesar de la popularidad del yogur griego, tenemos que decir que algunos escritores turcos, en la Edad Media, ya escribían sobre ese alimento rico que es el yogur. Incluso, los franceses lo catalogaban como “alimento milagroso“: según la leyenda, el rey Francisco I se curó de una enfermedad consumiendo yogures.

En cuanto a la nata, esta sería el ingrediente básico en algunas cocinas durante el siglo pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *