Guadix, patrimonio granadino sin revelar

Esta semana viajamos a una localidad situada al noreste de la provincia de Granada, Guadix. El asentamiento humano más antiguo de la Península fundado por Octavio Augusto nos espera para enseñarnos hasta sus lugares más profundos, sus cuevas y muchos tesoros más de las diferentes culturas que habitaron el lugar.

Rocío Sánchez Herranz

Aunque la ciudad posee bellos monumentos de diversas épocas, su mayor tesoro se encuentra en las montañas arcillosas, algunas de ellas están habitadas y otras muchas se han rehabilitado y se han convertido en una especie de “apartacuevas”. Existe, además, un barrio formado por estas localizaciones de época troglodita, el lugar perfecto para disfrutar de nuestra visita en invierno debido a que nos aíslan del frío, o para pernoctar en verano gracias a que mantienen una temperatura muy fresca en su interior.

Si finalmente no se hospedan en ellas, merece la pena acercarse hasta este barrio de las cuevas y al menos visitar el Centro de Interpretación de Cuevas, donde se puede descubrir el origen de estas viviendas a través de varias películas que se proyectan o, sencillamente, curiosear qué utensilios utilizaban siglos atrás. Sin duda, una experiencia que, seguro, nos trasladará en el tiempo. Un apunte: los niños entran de forma gratuita y la entrada de adultos, aunque no gratis, posee un coste bastante económico.

Poco antes de llegar, podremos descubrir la Alcazaba árabe, declarada Bien de Interés Cultural. Esta fortaleza defensiva fue reconstruida a partir de una anterior de origen romana y, aunque a la llegada de los Reyes Católicos en 1489, comenzó a caer en el abandono, su restauración siglos más tarde ha permitido que hoy en día podamos seguir visitándola y que en 1931 fuera declarada Monumento Artístico Nacional. En ella llama la atención, al igual que en otros edificios árabes, su color rojizo, característico del material con el que fue construida: el tapial. El conjunto del castillo posee una torre del homenaje, de planta cuadrada, dividida en dos partes, siendo la superior de menor tamaño que la inferior y todo él está coronado por almenas rectangulares. El acceso al castillo puede hacerse desde el Antiguo Convento de San Agustín o Viejo Seminario.

Bajo la Alcazaba, en la Calle San Miguel, nos aguarda otra Cueva Museo, pero en este caso de Alfarería. El museo está ubicado en una cueva de origen árabe restaurada y gracias a ello desde 1998 alberga este museo que muestra la tradición alfarera de Guadix; no en vano, es la cerámica el producto artesanal más relevante en la zona. Un museo teórico, pero también práctico, debido a que esta la opción de ver cómo se hace la cerámica, a través de diferentes exhibiciones que tienen lugar en determinados horarios con un torno de alfarero.

Catedral de Guadix
Catedral de Guadix

También por su altura, visto de frente desde la Alcazaba, podemos descubrir otro de los tesoros de Guadix, su Catedral. Si vamos hasta allí desde la Alcazaba, recomendamos pasear de camino por el barrio de la Judería. La Catedral se construyó entre los siglos XVI y XVIII, de ahí la variedad de estilos que se superponen en su interior, desde el gótico o el barroco, hasta el neoclásico, pasando por ser una de las tres catedrales españolas con planta renacentista (junto a las de Granada y Málaga) de nuestro país. En ese mismo lugar existió en el siglo X una iglesia hispano-visigoda y, cuando la ciudad estaba dominada por los árabes, el edificio pasó a ser la mezquita mayor de la ciudad. Se puede visitar la Catedral y el Museo Catedralicio que posee objetos de gran valor en su interior, como piezas de orfebrería, tallas, reliquias de santos y, entre ellas, el famoso brazo de San Torcuato, además de libros de los siglos XV al XVIII. Anexa a la Catedral no podemos perdernos la Parroquia del Sagrario y su portada en estilo plateresco.

Otro de los edificios religiosos de la ciudad es el Convento e Iglesia de la Concepción, habitado por la Orden de religiosas Concepcionistas Franciscanas de clausura. En su cercanía son dignas de admiración las casas nobiliarias de gran belleza fue una zona que eligieron muchos hidalgos castellanos para vivir en época de los Reyes Católicos.

Hay otras construcciones religiosas que recomendamos visitar como la Iglesia de San Agustín del siglo XVIII, el Convento de San Agustín, la Iglesia y Convento de Santiago (Monumento Nacional) o el Convento de Santo Domingo.

Aunque ya hemos visitado gran parte de los tesoros de Guadix, nos acercamos ahora a descubrir su Plaza Mayor. Esta plaza, también llamada de la Constitución, fue construida sobre una antigua plaza musulmana donde se celebraba el zoco y, actualmente, se sitúa el Ayuntamiento y el Teatro Mira de Amescua.

Al rodear Guadix, todavía hoy podemos admirar restos de patrimonio militar con puertas y torreones que defendían la ciudad. Uno de los más famosos es el Torreón del Ferro. Este fue construido en el siglo XI y formaba parte de la antigua muralla árabe que protegía la ciudad. Otras puertas son la Puerta de San Torcuato, el Arco de la Imagen y el Arco de Mensafíes.

Badland Guadix
Badland Guadix

Guadix es patrimonio militar, cultural, monumental y no podemos pasar por alto la importancia de su patrimonio natural. Rodeando el valle de los ríos Guadix y Fardes se pueden ver las tierras baldías o badlands, un tipo de paisaje irregular y árido, muy erosionado por el viento y el agua. Un espectacular paisaje formado por cañones, barrancos, cárcavas y con una espectacular gama de color que alterna los azules oscuro, típicos del carbón, con rojos, característicos de la arcilla.

Cualquier momento es bueno para conocer Guadix, pero hay días en los que tienen lugar celebraciones de las que merece la pena formar parte. Una de las primeras celebraciones del año es su Semana Santa considerada de Interés Turístico Nacional. Más adelante, el 15 de mayo, tiene lugar la festividad de San Torcuato, con la procesión del santo y el festival de rock conocido como “Katillo Rock” en el que los grupos de la comarca se dan a conocer actuando junto a otros invitados. En este mismo mes de mayo, pero en su segunda quincena, aguarda el Ciclo Internacional de Música Guadix Clásica, uno de los ciclos de música clásica con mayor renombre dentro del panorama musical de Andalucía con invitados como la South London Philharmonic o el coro de la Capilla Real de Madrid. Ya en septiembre, el día 9, espera “El Cascamorras”, una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional y, recientemente, en noviembre, se ha celebrado la festividad en honor a la Virgen de las Angustias, un mes en el que tienen lugar dos actos, el primer fin de semana de noviembre se realiza la bajada de la virgen desde su templo a la catedral de Guadix y el segundo fin de semana se celebra la procesión en el sentido contrario de vuelta al templo.

Toda fiesta debe ir acompañada de una buena gastronomía: en Guadix son típicos los productos derivados del cerdo, por lo que no puede faltar un buen potaje o unas buenas migas en nuestra visita a la localidad; los amantes del dulce, por su parte, solo tienen que preguntar por los famosos felipes.

Historia, cultura y gastronomía, ¡Guadix tiene mucho que revelar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *