En Construcción: La Torre Eiffel

¿Te imaginas visitar París y no poder disfrutar de la Torre Eiffel? Esto podía haber ocurrido tras la negativa de los parisinos que veían la obra como “un inmenso armatoste de hierro”. Finalmente la decisión fue mantenerla y hoy en día es uno de los monumentos más importantes y visitados de todo el mundo.

La idea de llevar acabo la Torre Eiffel, surgió con motivo de la Exposición Universal de 1889 (fecha del centenario de la Revolución Francesa). Para conmemorar el aniversario, se planeó construir una enorme torre de hierro sobre el Campo de Marte; ante esta propuesta, se presentaron más de 107 proyectos del que finalmente fue escogido el de Gustave Eiffel.

En 1884, los ingenieros de la empresa Eiffel, Maurice Koechlin y Émile Nouguier, comenzaron a diseñar el primer boceto. Una torre de 300 metros de altura con cuatro caras curvas unidas, cada 50 metros, por unas plataformas hasta llegar a la cumbre. Gustave Eiffel no aprobó esta idea y planteó un nuevo diseño con la idea de alcanzar una altura superior a los 300 metros, por lo que contrató al arquitecto Stephen Sauvestre.

Torre-Eiffel-en-contruccion-3-217x300

El nuevo diseño del arquitecto sí entusiasmó a Eiffel presentando los nuevos cambios. En este nuevo proyecto, Sauvestre propuso unos pedestales en las patas recubiertos con mampostería, unos enormes arcos para unir las columnas y el primer nivel, grandes salas acristaladas y otra serie de adornos para toda la estructura en su conjunto; finalmente la idea se simplificó prescindiendo de estas dos últimas ideas. Una vez diseñados los planos, el 1 de julio de 1887 se iniciaron las obras.

Torre-Eiffel-en-contruccion-2-207x300

En apenas 2 años y 5 meses finalizaron las obras de la Torre Eiffel, un tiempo record si tenemos en cuenta los medios rudimentarios que utilizaban en aquella época.

torre_eiffel_construcción

Para la construcción, se utilizaron más de 18.038 piezas metalizadas, 7.300 toneladas de  hierro, 60 toneladas de pintura, más de 300 operarios de obra y 5 ascensores.

En 1990 una vez finalizada la Exposición, todo apuntaba a la desaparición de la Torre Eiffel tras las numerosas muestras de enfado de los parisinos, que no aceptaban la idea de convivir con “semejante horror”. Fue la armada francesa quién salvó la obra tras comprobar que la torre era un lugar excepcional para la instalación de nuevas antenas y equipos de radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *