Estrías: algo de Cola de Caballo y varios gramos de Yodo

BELLEZA NATURAL

Farma Dorsch (Fridda Dorsch) recomienda el uso de su crema Antiestrías con Rosa Mosqueta rica en Centella asiática, Cola de Caballo, Aloe y Yodo, entre otros ingredientes. Minerales y plantas centenarias, el secreto de esta crema que, sin ánimo de engañar a los consumidores, no elimina las estrías pero sí previene su aparición y mejora el aspecto de las ya existentes. ¿Queréis saber más de este producto?

Sara Niño

La crema antiestrías forma parte de una línea de tratamiento de Farma Dorsch constituida por Factor de Crecimiento Epitelial (EGF), lo cual se traduce en una regeneración celular.

Cola de Caballo

Esta planta es muy empleada en cosméticos antienvejecimiento, ya que su composición en Sílice (mineral) y Vitamina E (principal antioxidante) fomenta la síntesis de colágeno y elastina, grandes responsables de la aparición de arrugas en la piel.

Sin embargo, las estrías no son arrugas, sino grietas que, también, otorgan un aspecto envejecido a la piel pero a las que hay que tratar con extractos de Rosa Mosqueta, Aloe y Yodo (en el caso de la crema Antiestrías de Farma Dorsch; otras marcas pueden hacer uso de otros ingredientes/plantas/minerales para combatir este mal de la piel).

Embarazos y cambios bruscos de peso

Las estrías se clasifican en dos tipos: blancas y moradas, siendo estas últimas las más fáciles de eliminar, pues son bastante recientes (se suelen producir en el momento de un embarazo o cuando se está experimentando un aumento de peso muy rápidamente). Con una crema como la de Farma Dorsch es suficiente para eliminar las estrías de color.

Ahora bien, las blancas o nacaradas son las más antiguas; aquellas que, prácticamente, llevan conviviendo con nosotros toda la vida o, al menos, unos años. Hemos de asumir que estas nunca desaparecerán pero sí podemos evitar que surjan nuevas y, además, mejorar su aspecto.

Aloe

El último de los componentes de la crema Antiestrías de Fridda Dorsch es el Aloe Vera, ideal para suavizar la piel tras una quemadura o, cuando esta se halla en estado de extrema sequedad.

Más información, en la página web de Fridda Dorsch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *