“El secuestro” del Teatro Fígaro de Madrid

Cumplían su función número 100, y los actores de El secuestro se subían nuevamente a las tablas del Teatro Fígaro, para protagonizar un secuestro cómico pero, finalmente, más realista que la vida misma.

Sara Niño

Paco (Jorge Roelas) es un carnicero que acaba de quedarse sin trabajo porque el ministro ha expropiado a los dueños de los distintos puestos del mercado donde está su carnicería. ¿Qué se le ocurre a nuestro protagonista para solucionar esta crisis?

Secuestrar al hijo del ministro. Ni más ni menos. Claro que no es un secuestro corriente y moliente… Además, lo que Paco emprende como una iniciativa propia y en solitario acaba por formar parte del elenco familiar.

La hermana, Montse (Diana Lázaro) y el marido de esta (Leo Rivera) llegan a la casa (de la que Paco, también, va a ser expropiado) para animar al hombre… Así que Paco no podrá ocultar durante mucho más tiempo a su rehén (Francisco Nortes).

La honradez, muy de manifiesto en El secuestro

En tiempos convulsos como los que atravesamos, se aprecia la honradez de los trabajadores, y se desprecia la avaricia de ciertos hombres de poder. ¿Será cierto que, cuanto más se tiene, más se quiere tener?

Paco, sin trabajo ni casa pero con la cabeza bien alta, da una lección de honradez maravillosa al público del Fígaro. Hasta el 15 de enero, en cartel.

La Nota: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *