Dihidroxiacetona (DHA): el olor a oxidado no nos gusta

Sabemos que el tiempo (lluvioso) no acompaña. Que solo pensamos de lejos en el verano, el calor y el sol. Pero, ¿eso impide que nos bronceemos? La respuesta es un rotundo NO. Y es que, en la actualidad, existe una gran variedad de cremas autobronceadoras -que no “bronceadoras”- con las que lucir un color dorado en cualquier época del año. Eso sí: decimos adiós al olor a óxido, hasta no hace tanto característico de las cremas de este tipo, producido por la presencia de Dihidroxiacetona (DHA).

Sara Niño

Al entrar en contacto con la piel, la DHA oxida la capa externa de la piel; así, produce el color dorado. El gran problema de esto es que, si las marcas cosméticas no trabajan por camuflar el olor a óxido, nos va a resultar desagradable. Otro de los problemas que acusamos en las cremas autobronceadoras es que dejan manchas en la ropa e, incluso, simulan un moreno muy anaranjado y, por tanto, nada natural.

Fridda Dorsch, entre otras firmas cosméticas, ha trabajado en estas dos direcciones. El resultado es el Body Bronzing , del que ya os hablábamos hace algunas semanas, que evita el olor a oxidación y, a pesar de ostentar un color muy dorado, nos proporciona un bronceado muy natural. Tampoco produce manchas en la ropa -si te vistes inmediatamente, algún resto sí puede quedar, pero si esperas 10 minutos no hay ningún problema-. Además, estamos ante un producto que hace las veces de maquillaje corporal: cubre imperfecciones, arañas vasculares y cicatrices.

Más información en la web de Fridda Dorsch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.