Chocolate: maridar o “morir”

Mezclar el chocolate no es fácil: chocolate con chocolate, chocolate con café, chocolate con té… hasta chocolate con cerveza. Cualquiera de ellos se puede maridar dando lugar a una mezcla de escándalo, siempre y cuando se haga con conocimiento de sabores…

Redacción

Y es que el chocolate posee un sabor fuerte y dulce que no debe ser eclipsado por la bebida que acompañe al producto elaborado con cacao.

Las mezclas más habituales

Chocolate con chocolate es uno de los maridajes más habituales. Ahora bien, de la misma manera que “al coulant de chocolate se le llama ‘muerte por chocolate’, yo creo que la verdadera muerte debe ser esta”, bromea Moncho López.

Cierto es que podemos acabar empachados… ¿Y con café? Ideal, sin más, ya que “ambos matizan sus intensos sabores dulces y amargos”, señala Moncho. Eso sí: “Ambos deben tomarse muy calientes para que estén verdaderamente ricos”, concluye el propietario de Levadura Madre.

Cerveza

Aunque suene raro, la cerveza no siempre se acompaña de aperitivos salados; también, un dulce elaborado con chocolate (por ejemplo, un muffin) mezcla bien con esta bebida de cereal. “Hasta que no lo pruebas, no sabes lo que te pierdes”, sentencia Moncho López.

Por último, el (que no es muy habitual acompañar con chocolate, todo hay que decirlo) también puede maridar con el chocolate, tanto blanco como negro. Ahora bien, cada oveja con su pareja: chocolate blanco con té de jazmín; chocolate negro con té verde.

¿Con qué mezcla os quedáis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *