Carles Torras: “Callback es el reflejo de una sociedad desquiciada”

Carles Torras, el director de Callback, se encuentra sentado frente a mí, para responder unas preguntas.

Jaime Fernández Palacios (J. F. P.): Me interesa el proceso de creación y construcción de la película. Cuéntame cómo nació todo.

Carles Torras (C. T.): Martín Bacigalupo y yo nos conocimos en Nueva York. Él vive allí desde hace ya 8 años y yo fui a vivir una temporada; lo conocí a través de un amigo en común. A partir de ahí surgió una amistad y también una conexión a nivel creativo; él es actor, una persona muy brillante y con mucho talento. Y en mi cabeza rondaba la idea de hacer una película ambientada en Nueva York, así que le propuse hacer esta película y escribir juntos el guion. Él había hecho mucho teatro de modo que yo confiaba en su capacidad como escritor. Nos repartimos el trabajo, yo me encargué de escribir el argumento y la estructura y él escribió los diálogos, que además son en inglés, idioma que domina a la perfección. Esos diálogos tan brillantes e incluso, a veces, delirantes, durante la película, son obra de Martín.

J. F. P.: ¿Está rodada íntegramente en Nueva York?

Carles Torras: No. Hemos rodado en Barcelona también. Toda la parte de la iglesia evangélica a la que va el protagonista se hizo en Barcelona.

J. F. P.: ¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

Carles Torras: Fue un rodaje largo. Me gusta trabajar con un equipo reducido: éramos 8 o 9 personas nada más. Así podíamos hacer las cosas de la forma que nos gusta, cuidando los detalles, y ser meticulosos. Estuvimos 6 semanas de rodaje. Prefiero trabajar a un ritmo más tranquilo y con menos gente, en lugar de tener un equipo de 30 personas y la película terminada en 4 semanas; yo trabajo mejor de esta manera.

J. F. P.: Es una película que está teniendo mucho éxito en los circuitos de los festivales, y tiene buenas críticas. ¿Crees que también tendrá éxito comercial?

Carles Torras: No. Es una película de cine independiente, que viene avalada por premios y que, además, está rodada en inglés. Y se va a exhibir en ese idioma en formato subtitulado. Yo no he querido que se doblara. Obviamente, eso limita el circuito de salas a los cines que ofrecen versión original. No vamos a estar en muchas multisalas ni tampoco en algunas localidades que no proyectan cine en versión original, pero cada vez hay más tendencia a la versión original, incluso en ciudades pequeñas proyectan una vez a la semana en versión original. Y ese es el circuito. Me gustaría que la gente fuese a verla a pesar de no estar doblada.

J. F. P.: ¿Es una decisión personal?

Carles Torras: Sí. Mía y del distribuidor. No quiero desvirtuar la película doblándola. El trabajo de Martín es impresionante. La voz es una parte importantísima de ese trabajo. Yo nunca veo las películas dobladas. Es triste que se exhiban de esa forma. Igual es luchar contra molinos, pero únicamente lo haríamos, si alguna televisión comprase la película y nos obligase a tener que doblarla.

J. F. P.: ¿Qué es lo que principalmente transmite la película? ¿La dureza de triunfar como actor, en EEUU? ¿La soledad? ¿La locura de una sociedad?

Carles Torras: El protagonista es un personaje que siente fascinación por el estilo de vida americano. Es un personaje disfuncional, roto interiormente, que quiere sentirse dentro de ese sistema; quiere como formar parte de eso, del sueño americano, algo que desea muchísima gente en la vida real. Realmente existe esa fascinación. Entonces, el punto de partida, para mí, es el de un personaje desequilibrado, que piensa que puede conseguir lo que se proponga en el llamado “país de las oportunidades”. Pero, claro, él lo hace de una forma desquiciada y fuera de la realidad. Ese intento por encajar desesperadamente pero no conseguirlo es lo que le hace sentir una enorme frustración. Y yo diría que ese es principalmente el motor de la película, y todo esto nos da una visión de una sociedad que está casi más desquiciada que el propio personaje. Es un reflejo en un personaje de una sociedad desquiciada. Esa es la idea.

J. F. P.: Tengo una última pregunta. Me gustaría que me contaras cómo fue el trabajo con Martín, como actor. La creación del personaje.

Carles Torras: Al escribir el guion conjuntamente, el personaje es un traje hecho a medida para Martín. Ya partimos desde la estructura del guion en cosas en las que él se sintiera cómodo para que pudiera hacer las cosas desde una forma muy real y verosímil. Siempre hemos trabajado teniendo claro que era él el actor, y que el personaje de Larry era como una extensión más de él, lógicamente ficticia, pero que pudiera proyectar ahí ese cierto lado oscuro que todos tenemos. De hecho, en esta película, si me tuviera que plantear un actor que no fuera Martín, sería muy difícil. ¿Qué actor hubiera cogido? Pues imposible de responder… Tendría que ser alguien muy crack, muy top, alguno de los que solo podrías contarlos con los dedos de una mano. Y en ese sentido creo que ha sido un total acierto y una de las claves de que la película esté funcionando tan bien. Es una interpretación totalmente genuina, única e irreproducible, que nadie más puede hacer.

J. F. P.: Pues por mi parte nada más. Muy amable. Y mucha suerte.

Carles Torras: De nada. Gracias.

Tras entrevistar al director, le toca el turno a Timothy Gibbs, uno de los actores; interpreta a un pastor estadounidense.

J. F. P.: ¿Cómo fue el proceso de creación de tu personaje?

Timothy Gibbs (T. G.): Vi un documental llamado American Jesus, del que Carles Torres fue productor. Mi personaje es un pastor, y en ese documental salen muchos pastores de EEUU, así que me inspiré en eso. Entonces cogí partes de los pastores de ese documental como ejemplo porque eran unos pastores muy pintorescos.

J. F. P.: La película es una crítica social del sueño americano. ¿Crees que tiene mucho que ver con la realidad?

T. G.: Hay mucha gente diferente, hay diferentes tipos de personas y de visiones del sueño americano, pero sí es verdad que la película puede reflejar a determinadas clases sociales, sobre todo a inmigrantes que llegan a EEUU y no necesariamente encuentran fácilmente las expectativas que tenían.

En cualquier caso, es cierto que si trabajas duro es posible conseguir una vida mejor en EEUU y creo que esa es la forma de conseguir las metas, aunque han cambiado mucho las cosas en comparación a hace 40 años, cuando yo era un crío y mis padres eran los que se buscaban la vida, quizás de una forma más fácil que ahora. Sí pienso que en EEUU existen posibilidades reales de conseguir un éxito relativo, aunque también depende de las expectativas que se tengan, pero sí creo que se puede llegar a lograr, en cierto modo, el sueño americano buscando y aprovechando las oportunidades que hay allí. No obstante, no es fácil y cada vez lo es menos.

Habría que preguntarse: ¿cuál es el sueño americano? Porque, para muchos americanos, consiste en contraer enormes deudas bancarias; han sido megalómanos y piensan que triunfar consiste en obtener bienes. Pero su vida no es idílica porque están sujetos a montones de obligaciones. Así que yo no sabría realmente en qué consiste conseguir el sueño americano.

J. F. P.: Pues nada más. Gracias y enhorabuena.

T. G.: Gracias.

Por último, me presentan al actor protagonista: Martín Bacigalupo.

J. F. P.: Encantado, y enhorabuena por tu personaje y la película. ¿Cómo surgió la idea de crear esta película junto a Carles Torras?

Martín Bacigalupo (M. B.): La idea la pensamos los dos. Carles se encargó de la estructura del guion; él la iba a dirigir y también estuvo muy presente en el proceso de la edición. Y yo, como un contador de historias, no estoy tan pendiente del formato en que se iba a contar esto. Yo me centré más en los diálogos porque es lo que sé hacer mejor, y el origen de la historia es algo que tenemos los dos en común.

J. F. P.: ¿Desde cuándo os conocíais Carles y tú?

M. B.: No recuerdo exactamente, pero creo que aproximadamente un año antes de empezar a escribir el guion de esta película. Yo vivo en Nueva York, desde hace ya 8 años; Carles estaba allí desarrollando otro proyecto y nos presentó un amigo en común, que, de hecho, es el actor protagonista de la anterior película de Carles Torras, Open 24h. Y así fue: nos tomamos unas copas, nos conocimos y nos dimos cuenta de que teníamos cosas en común. Y que también, como casi todas las cosas en la vida, tuvo que ver con el “timing” (en el momento correcto): estábamos los dos en un tiempo en la vida en el que coincidimos para estar dispuestos a escribir una historia. Así que tuvo que ver mucho con la casualidad de coincidir en el tiempo para crear esta historia.

J. F. P: ¿Cómo te inspiras para crear el personaje que has construido?

M. B.: Me inspiré hablando de cosas que podía entender, de una cultura que ya conocía desde hacía 8 años. También el querer ser actor en EEUU: he ido a muchas audiciones (castings) así que ya entendía la visión de algo grande, que yo creo que todos viven en Nueva York. Te puedo decir cómo me inspiré… Los grandes temas de la película son cosas que yo podía entender, y tenía un interés en decirlas. Y el nuevo proyecto en el que estoy trabajando con Carles también tiene que ver con eso. Me inspiré en algo que conocía y me resultaba familiar. Eso es lo que te puedo decir.

J. F. P: ¿Disfrutaste con Carles del proceso de creación?

M. B.: Sí. Bueno, fue súper duro el proceso de escritura porque pasó poco tiempo. El primer borrador lo escribimos en menos de un mes, entonces sí recuerdo que fue súper intenso. Recuerdo que fue un verano en Nueva York y hacía un calor tremendo. Fueron días enteros escribiendo, así que diría que disfruté porque estábamos trabajando mucho y sientes que estás produciendo algo pero no era particularmente divertido.  Sí tengo mejores recuerdos de lo divertido que fue el rodaje, me reí mucho. Detrás de las “cortinas” del rodaje lo pasé muy bien con todo el equipo con quienes tenía una gran amistad, gente con mucho talento a la que admiro y ahí sí recuerdo haberlo disfrutado más siendo todo más divertido y haberme reído mucho. Pero el proceso de escritura fue duro.

Cerramos la entrevista. Se disculpa conmigo por sentirse cansado tras el intenso día que está teniendo, debido a las muchas entrevistas con medios de comunicación.

J. F. P: No te preocupes, Martín, muchas gracias por todo y suerte.

Deja un comentario en: “Carles Torras: “Callback es el reflejo de una sociedad desquiciada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *