Calzado verano: se pueden disimular los defectos

El calzado de verano tiene muchos problemas, pero uno de los más importantes: el pie queda al descubierto. Esto supone un inconveniente tanto en estética como en comodidad. Si se tienen pies grandes, anchos, tobillos gruesos, dedos largos… ¿cómo disimularlos y que, a la vez, vayamos cómodas?

Redacción

Cátia Tome, de Rockport España, nos da unos consejitos. Empecemos, por ejemplo, por los tobillos anchos

En este caso, Cátia desaconseja emplear sandalias que se anuden al tobillo. Y es que esto no haría sino resaltar más las medidas de esta parte del pie. Por el contrario, si tenemos el tobillo fino, sí que nos favorecerán las sandalias atadas o con muchas tiras. De hecho, las romanas -que, en los últimos veranos, han estado muy de moda- son perfectas.

Pie largo, zapato largo

Con esto no queremos decir que los pies grandes deban sufrir un calzado cerrado en verano. Pero sí centrarnos solo en un tipo de sandalias que solo vayan abiertas en los dedos.

¿Y qué hay de los pies que, aunque no son grandes, sí poseen un empeine muy ancho? “Lo mejor es buscar una sandalia que estilice el pie con tiras anchas o semi cerrada”, concluye Cátia Tome.

Más información del cazado de Rockport España a través del siguiente enlace web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *