Belleza: nos ponemos de “uñas”

Hidratamos pelo, cara, cuello, cuerpo… Pero, ¿y las uñas? Cuando las pintamos, ocultamos la descamación (producto de la sequedad), pero no las cuidamos. Para ello, antes del esmalte (o, incluso, en sustitución de él), dos o tres veces a la semana debemos aplicar un aceite especial para cutículas.

Sara Niño

Estos aceites suelen incluir vitaminas tan importantes para la regeneración celular como la A, E y B. Este último grupo es muy amplio e incluye la B5, una de las presentes en el Gel cuticle oil de ORLY.

No supera los 10€ en Amazon y, aunque el bote contiene solo 9 ml., estos duran muchos meses, ya que con una gotita nutrimos varias uñas.

De la raíz a la superficie

El aceite para cutículas debe extenderse desde el inicio de la uña hasta la punta. Así, se trabaja sobre la cutícula (piel muerta, fina y débil, que puede crecer hasta la mitad de la uña), que se puede retirar con un instrumento para tal fin, aunque con el aceite se ablanda y quizá no haga falta.

Uñas más fuertes

La vitamina B5 protege la estructura de la uña, mientras que la A y E (sobre todo esta última) actúan contra el envejecimiento. También, fortalecen la uña, haciéndola menos quebradiza y, en definitiva, más sana y bonita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *