Barbara Mutch: hija, “criada”, señora

RESEÑAS DE LIBROS

Alianza Editorial ha reeditado una serie de novelas de éxito entre un público, mayoritariamente, femenino. Es el caso de La hija de la criada, de Barbara Mutch, quien creció, se educó y escribió en un entorno similar al de la protagonista de la obra que tenemos entre manos.

Sara Niño

Con un tono esperanzador, Mutch pone sobre la mesa el trato que, durante la primera mitad del siglo XX, se le dio a la población negra entre los blancos; una lucha por la igualdad de piel que casi cuesta la cárcel a La hija de la criada… 

Ada no ha conocido más allá de las paredes de Cradock House, en donde era criada su madre, ya muerta, y donde, ahora, ella ha de servir al Señor Edward, la Señora Cath, el Señorito Phil y la Señorita Rose. 

Ada no ha conocido más trato que el de criada para ella y “Señores” para ellos. Sin embargo, aunque la Señorita Rose no soporta la presencia de Ada y Edward se avergüenza de algo que sucedió entre ambos y que aún pone en peor situación a Ada, Cath adora a esta muchacha de tez oscura. ¿Será capaz la “Señora” de Cradock House de acoger a Ada cuando esta se halla sin casa, con una niña pequeña (nacida en pecado, como se consideraba entonces a un mulato)?

Apartheid

Este es un término muy recurrente por la autora de La hija de la criada. Y es que, tanto ella como la protagonista de la novela, son víctimas de este sistema de segregación racial que asoló sudáfrica en el siglo XX.

En definitiva, La hija de la criada no es solo la historia de una mujer que hubo de soportar injusticias, tristeza, amenazas, odios, envidias y otras tantas cosas, sino la historia de un mundo dividido por algo que, hoy en día, no se contempla siquiera.

La Nota: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *