Ávila y su Festival de magia

Esta semana viajamos hasta una ciudad amurallada, Ávila. Un lugar que todos los días nos traslada al Medievo con solo recorrer sus calles y su muralla, pero que en pocos días, el 16 y 17 de septiembre, también nos trasladará a un mundo mágico, debido a la celebración del festival ‘Ávila Mágica’, en el que tendrán lugar más de 50 actuaciones.

Rocío Sánchez Herranz

Ávila, en la Comunidad de Castilla y León, se encuentra a 110 kilómetros de Madrid y a 70 de Segovia. Nos desplazamos hasta allí para desenterrar todos sus tesoros y disfrutar de una fiesta para pequeños y mayores en esta ciudad, declarada Patrimonio Cultural Mundial en 1985 por la UNESCO.

Este año, durante el festival, habrá varias modalidades: Magia en Familia, Magia en la Calle, Galas de Magia y, por primera vez, Magia Extrema. Esta última modalidad tendrá como protagonista al mago Víctor Cerro, famoso por sus actuaciones de escapismo, las más esperadas por todos los visitantes por la peligrosidad que entrañan, que cerrarán las noches del viernes y el sábado, a partir de las 23:30 h.

Además, la noche del sábado tendrá lugar la Gala de Magia Internacional, en la que participarán ilusionistas internacionales como el francés Pierre Xamin y los españoles Jammes Garibo y el Mago Migue. Os dejamos toda la programación del festival.

Muchos dirán que ese fin de semana hay magia en Ávila, pero cierto es que esta ciudad es mágica por sí sola, por sus calles, su muralla, su Catedral, sus puertas de acceso y muchos otros monumentos que harán que nuestra visita sea especial.

Comenzaremos por la muralla, un recinto de 2 kilómetros y medio, el mejor conservado del mundo, formado por 87 torreones, 9 puertas, 2 porteras y 2.500 merlones. Su origen no está claramente delimitado; algunos lo datan en los últimos años del S.XI, mientras que otros lo delimitan a principios del S.XIII.

En su mayoría visitable, se puede acceder a la muralla por la Casa de las Carnicerías, la Puerta del Alcázar y la Puerta del Puente en el horario que podréis consultar a través del siguiente enlace.

Una vez hayáis visitado la muralla, os recomendamos caminar hasta la Plaza del Mercado Chico o Plaza Mayor de la ciudad. Situada en el centro de la ciudad, es una plaza rectangular con soportales en tres de sus lados, típica castellana, a un lado de la cual se halla el Ayuntamiento, mientras que justo enfrente está la iglesia de San Juan Bautista.

Desde la Plaza del Mercado Chico caminaremos hacia la izquierda, hasta llegar a la Catedral. Este templo y fortaleza (Monumento Nacional desde 1949) está considerada la primera catedral gótica de España y fue erigida sobre los restos de un edificio anterior dedicado a El Salvador. Con planta de cruz latina, está formada por tres naves, con capillas entre sus contrafuertes y es posible visitarla de lunes a domingo con los siguientes horarios y precios (sería interesante recorrer el Trascoro, la Girola, el Coro, el Retablo del Altar Mayor (1499-1512), el Altar de San segundo y el de Santa Catalina, entre otros).

Una vez hayamos visitado este tesoro de Ávila, cruzaremos al otro lado de la muralla por la Calle San Segundo, para llegar hasta la Plaza de Santa Teresa; en ella, la puerta más bella de la ciudad: la Puerta del Alcázar. En esta misma plaza también se localiza la Iglesia de Pedro, la Iglesia de Santa María La Antigua y, bordeando la muralla por el lado izquierdo, la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia.

Volveremos hacia la Plaza de Santa Teresa y seguiremos rodeando la muralla, de nuevo, por la Calle San Segundo, para conocer la Iglesia de Santo Tomé, la Casa de los Deones y, antes de llegar a la Avenida de Madrid, la Basílica de San Vicente, con la que nos despedimos.

La Basílica de los Santos Hermanos Mártires, Vicente, Sabina y Cristeta, más conocida como la Basílica de San Vicente, es un templo de estilo románico, el de mayor tamaño e importancia de la ciudad después de la Catedral, nombrado Monumento Nacional en 1882. Son de destacar los ábsides, el transepto, el cimborrio y, en todo el conjunto, los detalles de sus ábsides y el alero de la portada occidental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *