Álvaro Arbina: “Las historias son como el agua, sin principio ni final”

Álvaro Arbina acaba de publicar su segunda novela, La sinfonía del tiempo, que comenzó a gestar durante la promoción de la primera (La mujer del reloj). Y es que este escritor vasco, a pesar de su juventud, es un explorador del tiempo pasado que no deja escapar ni un suspiro del presente. Eso sí, reconoce que estas dos grandes obras no podría haberlas hecho “de no haber estudiado arquitectura”, confiesa en una íntima entrevista para InMagazine.

Sara Niño

Elsa Craig es una joven periodista afincada en Londres, aunque oriunda de la costa bilbaína. En la ciudad inglesa vive junto a su marido, Benjamin, quien desaparece dejando una estela que lleva a la mujer hasta París, donde descubrirá que este nunca estuvo allí. Regresa, pues, a la casa familiar de Bilbao… para descubrir muchos otros secretos.

¿Historia con final abierto?

La sinfonía del tiempo es una larga historia que abarca desde mediados del siglo XIX hasta el año 1914, con saltos en el tiempo, los personajes y los escenarios. Y cuando llega el final, nos quedamos con la sensación de que habrá más Elsa Craig en el futuro… Sin embargo, es el propio Álvaro Arbina quien nos quita la idea de la cabeza: sencillamente “el final es abierto porque las historias son como el agua, no tienen ni principio ni final”. Pero, ojo, sigue creando historias”, de lo que deducimos que no habrá de transcurrir mucho tiempo hasta que volvamos a tener noticias de Álvaro.

Precisamente, el agua, el mar en este caso, “es uno de los personajes de la novela”, dice el escritor. Además, para él, ninguno es más protagonista que otro: “Hay personajes principales pero ninguno es demasiado protagonista”, explica.

Cubierta de 'La sinfonía del tiempo'. Foto: Random House
Cubierta de ‘La sinfonía del tiempo’. Foto: Random House

Un intenso trabajo de documentación

Sin abrir siquiera La sinfonía del tiempo, ya sabemos que es una novela con un gran peso (físico y documental). Así lo corrobora Álvaro Arbina: “La documentación de esta novela ha sido un verdadera reto”. Asunto que, desde luego, le apasiona; si no, no cerraría esta entrevista con un “sigo creando historias”. Ahí lo dejamos.

¡Gracias, Álvaro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *