Alternativas laborales: quiero ser franquiciado

La crisis económica en España ha dado para mucho. Incluso para hacerse franquiciado. Y es que la franquicia como ese negocio que concede “derechos de explotación de un producto, servicio o nombre comercial” (definición de la RAE) tiene algún inconveniente pero muchas ventajas. ¿Cómo cuál? Por ejemplo: ser tu propio jefe y no tener que preocuparte de si el negocio prospera o no… La experiencia (positiva, se entiende) de otros empresarios de esa misma franquicia, establecida en otros lugares de la geografía, es un grado.

En España, hay un 5,3% más de franquicias que en 2015, según el informe ‘La franquicia en España en 2017‘. Además, durante 2016, el 15% de comercios minoristas que se crearon en nuestro país fueron franquicias. Moda y restauración, los sectores que más atraen este tipo de negocio. Un tipo de negocio que, como señalábamos al comienzo del artículo, cuenta con muchas ventajas -tanto para franquiciado (emprendedor) como franquiciador (dueño de la franquicia)-. Veamos las principales:

1- Menores riesgos: al menos para el franquiciado, quien cuenta con la experiencia, la popularidad y el éxito ya cosechado de ese negocio.

2- Tener un negocio propio y con renombre.

3- Competitividad

4- Expansión: esta es una ventaja para el franquiciador, que experimenta una rápida y efectiva expansión de su marca.

Algunos inconvenientes de montar una franquicia

No todo podía ser positivo… Hemos detectado dos inconvenientes de hacerse franquiciado. En primer lugar, el emprendedor que se hace cargo de una franquicia sabe de antemano que hay alguien por encima de él, a quien ha de pagarle un canon de marca (un porcentaje del negocio, vaya). En segundo lugar, se trata de un negocio propio que, a la vez, no lo es; por tanto, en el contrato que se firma entre empresario y autónomo, se fijan las normas. Existe, pues, una menor flexibilidad (de política, normas, etc.) que en un negocio que no sea franquicia.

Quiero montar una franquicia. ¿Por dónde empiezo?

1- Habrás de conocer las peculiaridades de la franquicia que desees regentar.

2- Tendrás que ser consciente de tus cualidades, formación, experiencia, etc. De esta manera, sabrás si estás preparado para este tipo de trabajo o no. Un trabajo en el que asumirás más responsabilidades que en otro, ya que eres el franquiciado y no un mero empleado.

3- Pasa a los aspectos económicos: como en cualquier negocio, hace falta una inversión inicial. Piensa cuánto dinero estás dispuesto a depositar en este negocio, cuánto hace falta y, por supuesto, de cuánto dispones. 

4- Busca asesoramiento profesional. Si no eres muy de números, mejor que pidas consejo a un entendido en la materia; también nos vale un conocido que se haya visto en tu misma situación.

5- Estudia el mercado: lugares en los que hace falta un negocio como este, clientes potenciales, precio del alquiler del local, etc.

6- Por último, y si ya te has decidido por montar X franquicia en X lugar, acude a la firma del contrato con un asesor. Esto facilitará mucho las cosas y, seguramente, te aportará la tranquilidad que necesitas en un momento clave de tu vida como es este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *