Alicia Giménez Bartlett y Daniel Sánchez Arévalo, él y ella

PRESENTACIÓN DE LIBROS

Esta mañana ha tenido lugar la presentación a los medios de comunicación de las obras finalista y ganadora del Premio Planeta 2015. Daniel Sánchez Arévalo y Alicia Giménez Bartlett, que ostentan respectivamente ambos galardones, han inundado de cultura el Instituto Cervantes de Madrid, donde les ha acompañado el coloquio de la periodista y escritora Mónica Carrillo.

Sara Niño

Dos novelas diferentes; distintos escenarios, enfoques opuestos y autores que han querido enmascarar su identidad con el sexo contrario mientras el jurado deliberaba quiénes serían el ganador y finalista del Planeta en este 2015. Sin embargo, tanto Hombres desnudos como La isla de Alice son novelas de retrato social y psicológico.

Alicia Giménez Bartlett, experimentada escritora, saca ventaja en este sentido (“y en todo lo demás”, como ella misma bromea) a Daniel Sánchez Arévalo, quien, a pesar de haber escrito previamente dos libros, se ha dedicado en cuerpo y alma a la dirección cinematográfica.

Un refugio. Esto es lo que ha supuesto La isla de Alice para Daniel Sánchez Arévalo, como él mismo nos cuenta. Y es que la novela aborda el carácter femenino ante una desgracia como es perder a un marido en un accidente de tráfico cuando venía de un lugar al que llevaba yendo dos años sin que te hiciera partícipe de ello. Esa “isla” ha sido, en sentido real y figurado, el resguardo del director de AzulOscuroCasiNegro o La gran familia española, entre otros filmes.

Mirada femenina

Arévalo se ha puesto en la piel de las mujeres más que la propia ganadora del Premio Planeta. Y es que, desde emplear un pseudónimo femenino al presentarse al certamen, hasta meterse en la piel de la protagonista de La isla de Alice, todo son referencias a las féminas.

“Un pequeño puñetazo”

Esta es la peculiar forma de Alicia a la hora de definir el final de Hombres desnudos. A la historia ya de por sí desgarradora, tremendamente realista y con un claro protagonista (masculino en este caso, como el pseudónimo de Alicia Giménez Bartlett. El contrapunto de Daniel, vaya) se suma el final, el cual, por si te habías dormido, te despierta de golpe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *