Aguardiente, el licor de todos los licores

GASTRONOMÍA CASERA

Si sois de los que fabricáis todo lo que podéis en casa, con vuestras propias manos, esto os va a interesar. Y es que el alcohol es uno de los productos más preciados y más caros del mercado español. Por eso, Laura Conde, en su libro Hecho en casa, explica cómo hacer aguardiente, el licor que servirá para hacer cualquier otro, véase el licor de café, el licor de hierbas, el limoncello…

Sara Niño

Elaborar aguardiente es tan sencillo que no vais a necesitar de papel y lápiz para anotar la receta. Tan solo habéis de comprar, pedir prestado o alquilar un alambique, que no es más que una olla con unos conductos que transforman vapor en aguardiente. Por lo demás, la receta está hecha.

Laura Conde nos habla con cariño de la afición de los gallegos por fabricar esta bebida y el afán de su padre, también gallego, por no reconocer que es un fanático del aguardiente. Dice la escritora: “No necesitaremos azúcares ni levaduras ni otros ingredientes”. Tan solo los restos de uvas pasadas o del vino que no nos hemos bebido.

Dicho mejunje deberá hervir en el alambique, hasta que el vapor ascienda por los conductos y se transforme en aguardiente. A partir de aquí, cada cual es libre de hacer lo que quiera con dicho licor: desde bebérselo como acelerador de la digestión o medida curativa hasta dejarlo reposar con el fin de fabricar otros licores más comerciales, quizá.

Más información en el siguiente enlace web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *